Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las grandes ciudades y las áreas turísticas, focos rojos de la trata de personas en México

Un portavoz de la Oficina de Naciones Unidas contra las Droga y el Delito en Ciudad de México explica los rasgos de este delito en el país norteamericano

Familiares de desaparecidos protestan en Ciudad Juárez.
Familiares de desaparecidos protestan en Ciudad Juárez. CUARTOSCURO

Los grandes conglomerados urbanos como la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, donde hay un auge de desarrollo industrial; las zonas fronterizas con Estados Unidos –centros de maquilas, nombre por el que se conocen las fábricas manufactureras de partes; los corredores migratorios; y núcleos turísticos como Acapulco, Puerto Vallarta, Cancún y Baja California son las áreas del territorio mexicano más proclives a la trata de personas. Estos focos, identificados en un informe realizado en 2014 por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc, por sus siglas en inglés), convierten a México en un epicentro de un delito que sufren 21 millones de personas en el mundo, según la ONU.

Aunque este año hace ya una década que el delito de trata de personas se encuentra tipificado en México, a través de una ley integral norma que países como España aún no han abordado, sigue siendo un crimen desconocido tanto por su carácter como por su impacto. Para sensibilizar a la población sobre el problema y con el objetivo principal de aumentar el número de denuncias, la Unodc basada en la capital mexicana creó en 2010 la campaña Corazón Azul, que este verano ha vuelto a ser relanzada. "México es uno de los países más críticos, por su ubicación geográfica, como corredor natural para la movilidad de decenas de miles de migrantes", explica Felipe de la Torre, oficial de gestión de programas de la Unodc en el país latinoamericano y Centroamérica.

Este mismo año el Gobierno mexicano recibió un duro golpe por parte del Departamento de Estado de EE UU, a través de un informe global sobre la trata en 2016 en el que criticaba que la explotación de personas florecía en México con la "complicidad oficial". No obstante, "existe un mecanismo trilatelar entre México, Estados Unidos y Canadá que fue impulsado por Obama, Trudeau y Peña Nieto", explica De la Torre. Según la Comisión Unidos contra la Trata, de 2009 a 2016, hubo más de 500 condenas por trata en México. Los datos de la Procuraduría General de la República (fiscalía) apuntan que en 2016 se abrieron 571 investigaciones, de las cuales solo 1,9% acabaron en sentencia condenatoria.

Por sectores, ciertas industrias son más proclives a la trata de personas: como las plantaciones de café, la minería o la extracción petrolera, según apunta el portavoz de la campaña Corazón Azul. "Afortunadamente se ha invertido mucho en el estudio de la trata sexual, pero ahora hace falta estudiar qué pasa, por ejemplo, con las personas con discapacidad, los indígenas, los retornados, los migrantes, los jóvenes con acceso a Internet…". Una de las nuevas tendencias es que una buena parte de la captación de personas que pueden acabar formando parte de las redes de trata se realiza a través de las redes sociales.

Campaña contra la trata de personas en México.

A mediados de agosto, fueron arrestados ocho miembros de una red de trata de personas en Tenancingo, municipio del Estado de Tlaxcala, a unos 150 kilómetros de la capital de México, ambos considerados un importante centro de este negocio. La detención y el rescate de tres víctimas fueron considerados un golpe contra este delito. No obstante, la realidad es que comercializar con personas es un arraigo prácticamente cultural en esta región. En Tenancingo, cuatro de cada cinco adolescentes quiere dedicarse a la trata de personas.

"Se trata de industrias familiares, dedicadas por generaciones a la crianza y exportación de víctimas que son de la misma sangre. Imagínese la perversidad", critica De la Torre. "Por eso la campaña es importante, hay que mostrar que la trata de personas existe más cerca de lo que se cree y puede ser que estemos demasiado familiarizados como para verla". Además, el oficial de la Unodc señala una población especialmente vulnerable: la indígena. "Muchas familias indígenas son las que venden a sus propios hijos", explica el funcionario.

En las tres semanas posteriores al relanzamiento de la campaña –el 30 de julio con motivo del Día Mundial contra la Trata, la organización privada Consejo Ciudadano, que se encarga de la recepción de las llamadas, asegura que estas se han duplicado alcanzando un total de 120. Desde 2013, ha habido 3.067 llamadas a la línea de ayuda. A este teléfono (+52 800 5533 000) puede llamar una víctima o un ciudadano que quiere denunciar una situación que pueda estar relacionada con la trata de personas.

Migrantes, carne de cañón de la trata

La explotación de migrantes es una de las ramificaciones más desarrolladas por las redes de trata de personas. Y uno de los casos más sonados fue el de la matanza de San Fernando. Hace siete años 72 migrantes fueron asesinados en Tamaulipas a manos del cartel de Los Zetas. "Diría que fue un caso de tráfico ilícito de inmigrantes que derivó un caso de trata de personas, hasta el asesinato", recuerda el portavoz de la campaña de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en México, Felipe de la Torre.

"Fueron migrantes que pagaron un dinero para un traslado a través del territorio mexicano de manera irregular hacia Estados Unidos. Pero resulta que las rutas del tráfico de migrantes coinciden con las rutas de la droga que están controladas por cárteles violentos", explica el modus operandi De la Torre. "Los traficantes lo que hacen", continúa, "es pedir un derecho de piso (suelo para el paso), pero si el traficante de migrantes no tiene para pagarlo o no quiere hacerlo, les entrega un número determinado de migrantes, que se vuelven presas de los cárteles, ya sea para extorsión o explotación".

Más información