Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres policías peruanos mueren en una emboscada de narcoterroristas

Los agentes salían de Palmapampa, la principal base antinarcóticos en la zona de mayor producción de hoja de coca

Parte del proceso de la hoja de coca para su conversión en pasta base.
Parte del proceso de la hoja de coca para su conversión en pasta base.

Una banda de francotiradores, supuestamente miembros de los grupos remanentes de la organización terrorista Sendero Luminoso que se dedican al tráfico de drogas en la selva sur de Perú, atacó en torno a las 7.15 de este sábado (hora local) a un convoy de la Policía Nacional. Tres agentes fallecieron y otro fue herido, según confirmó en un comunicado el Ministerio de Interior peruano.

El vehículo trasladaba personal de la División de Operaciones Especiales Antidrogas de la base antinarcóticos de Palmapampa (selva de la región Ayacucho), la más importante en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), la zona de mayor producción de hoja de coca por el alto rendimiento de la tierra y por la dificultad de acceso para las fuerzas del orden al área.

Según el comunicado oficial, los policías fueron atacados en la zona de Cumumpiari, a 30 minutos de Palmapampa, y tenían como destino Pichari, considerada el centro del VRAEM, donde tienen su sede los frentes policial y militar de las operaciones contra los rezagos de Sendero Luminoso ligados al narcotráfico.

"Según información policial, francotiradores camuflados en la selva dispararon varias veces contra los efectivos", indica Interior. Dos agentes murieron en el lugar y un tercero falleció durante un vuelo, cuando era llevado al cuartel del Ejército en Pichari para atención médica.

Además, Canal N reportó que dos civiles también fueron heridos, aunque no se sabe si estuvieron entre los atacantes o si se trata de residentes locales alcanzados por los disparos de los francotiradores.

Los suboficiales que murieron son Antonio Gómez Gómez, Darwin Tipe Fernández y Bermis Torres Bustamante. El suboficial de tercera herido se llama Jordan Condori Zela.

El viceministro de Interior, Rubén Vargas, dijo –en el comunicado– que el ministro Carlos Basombrío expresó su "más enérgica condena por el cobarde asesinato durante la emboscada terrorista".

Vargas aseguró que "esta acción terrorista es consecuencia de los duros golpes que la policía ha dado al tráfico ilícito de drogas en el VRAEM. Solo en la última semana y media la Policía Nacional ha incautado más de dos toneladas de cocaína proveniente de esta zona".

El viceministro agregó que la banda ha aprovechado los desplazamientos de la policía "para atender las situaciones de emergencia que se están produciendo" en el país. Más de 500.000 personas en 20 de las 24 regiones del país están afectadas por las fuertes lluvias y las riadas de lodo y piedras, que han afectado los sistemas de abastecimiento de agua e inundado viviendas y tierras de cultivo.

Los remanentes de Sendero Luminoso que actúan en el VRAEM compran hoja de coca en las comunidades y tienen sus propias pozas de maceración para la producción de pasta base de cocaína. Además, contratan a mochileros (mulas) que sacan pequeños paquetes de estupefacientes vía terrestre hacia la costa. En la víspera de la primera vuelta electoral en abril del año pasado, narcoterroristas asesinaron a 10 policías que viajaban en un convoy y cuyo trabajo era garantizar que los comicios se desarrollaran con normalidad.

Según las cifras del Departamento de Estado de EE UU, Perú fue en 2015 es el mayor productor de cocaína en el mundo. Este miércoles la policía detuvo en una playa de Lima a dos ciudadanos colombianos y un ecuatoriano que dejaron abandonado un bote averiado, cuya carga era 800 kilos de marihuana y 19 de cocaína.

Más información