Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo de Brasil autoriza investigar al expresidente Sarney por la trama Petrobras

Según el Procurador General de la República, el exmandatario habría intentado obstruir las investigaciones junto a los senadores Romero Jucá y Renán Calheiros

Los expresidentes Sarney (izquierda) y Lula (derecha). En el centro. Michel Temer
Los expresidentes Sarney (izquierda) y Lula (derecha). En el centro. Michel Temer AFP

Si quedaba alguna duda de que la Operación Lava Jato, que indaga la trama corrupta en Petrobras, no iba a detenerse ni retrasarse  por la muerte del magistrado clave de la causa en la Corte Suprema de Brasil, la incógnita se ha resuelto ese jueves. Edson Fachin, el ministro sustituto de Teori Zavascki, que falleció en enero en un accidente aéreo, ha dado luz verde a que se ponga en marcha una investigación contra el expresidente José Sarney y los influyentes senadores Romero Jucá y Renán Calheiros por intentar obstruir la mayor operación anticorrupción de la historia brasileña.

Fue la primera decisión de Fachin en esta megacausa, en la que la semana pasada asumió el protagónico rol de relator, con el que tiene el poder de iniciar investigaciones e incluso ordenar detenciones de políticos de alto rango. La decisión del magistrado de este jueves responde a una petición de la Fiscalía realizada el lunes en la que señalaba a esos tres influyentes políticos del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que lidera el presidente Michel Temer, podrían haber "maniobrado" para "interferir" en las investigaciones.

El inicio de esta investigación es el primer paso para sentar en el banquillo de los acusados a Sarney, Jucá, un hombre muy próximo a Temer, y Renan, un político clave en el Senado. Es la primera vez que Sarney se ve involucrado en esta megacausa, pero Jucá y Renan ya han sido objeto de otras indagaciones relacionadas con la Operación Lava Jato. El primero de ellos en tres ocasiones y el segundo en nueve.

La petición de la Fiscalía y la autorización del juez Fachin de investigar a Sarney es especialmente simbólica ya que demuestra que la Operación Lava Jato no solo juzgará los actos de corrupción, sino que tratará de depurar todas las responsabilidades políticas en la trama, incluyendo a quienes están próximos a Temer, que no han sido muchos desde que se inició la causa, hace poco más de dos años.

El fiscal Rodrigo Janot argumentó que Sarney, Calheiros y Jucá podrían estar "construyendo una amplia base de apoyo político" para modificar el ordenamiento jurídico y no verse así implicados en el proceso. La duda es si la Fiscalía puede perseguir legalmente a parlamentarios por cambiar leyes a su favor.

Las denuncias se basan en la declaración de Sergio Machado, expresidente de Transpetro, una subsidiaria de la petrolera estatal. Machado se acogió a la delación premiada, algo ya habitual entre los implicados en el caso Petrobras, a través del cual los acusados consiguen rebajas en sus condenas o beneficios judiciales a cambio de revelar detalles de actividades irregulares.

Machado entró en contacto con uno de sus interlocutores habituales en el poder y logró grabar su opinión sobre las investigaciones en curso y lo que debería hacerse para frenarlas. "Hay que parar la sangría", dijo el entonces senador Jucá, que fue nombrado ministro por Temer, en un audio que se ha viralizado en Brasil.

El exdirector de Transpetro señaló que había intención de obstruir las investigaciones que alcanzaban a políticos del PMDB, del Partido de los Trabajadores (PT), de los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, y del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB). Janot aseguró que Calheiros y Jucá, exministro de Planificación del Gobierno de Temer, así como Sarney, que gobernó Brasil entre 1985 y 1990, tenían además un plan para incluir a la Corte Suprema "en la costura política de un gran acuerdo espurio para evitar el avance de las complejas investigaciones" de Lava Jato.

"Más de una vez en las conversaciones grabadas (por Machado), el senador Romero Jucá evidencia que el gran acuerdo para frenar la Operación Lava Jato sería especialmente favorecedor para el Gobierno de Michel Temer", ha escrito el fiscal general, Rodrigo Janot, en la petición de apertura de la investigación. Las grabaciones son de la primera mitad de 2016 y con ellas Janot refuerzan la lectura de los simpatizantes del PT de que la destitución de Dilma Rousseff obedeció más a los intereses de PMDB de intentar librarse de las condesas que de castigar los desvíos fiscales de la expresidenta.

El comienzo de la investigación también pone en marcha lo que podría convertirse en otro escándalo de corrupción: las declaraciones ante la justicia de los ejecutivos de la constructora Odebrecht. Ahora la expectativa es que Janot pida al magistrado Fachin que retire el secreto de sumario de los miles de documentos en los que se han encontrado casi 80 nombres que podrían hacer tambalear no solo para Brasil, sino gran parte de América Latina. Y parece ser que este nuevo capítulo no va a tardar.

Con informaciones de EFE.