Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google y Cuba firman un acuerdo para mejorar Internet

El trato supone un espaldarazo a las relaciones con la isla antes de la llegada de Trump

Cubanos conectándose a Internet en abril pasado.
Cubanos conectándose a Internet en abril pasado.

Google y el Gobierno cubano han dado un nuevo aunque tímido paso en la mejora del servicio de Internet en la isla, uno de los lugares más atrasados del mundo en conectividad. El gigante tecnológico americano podrá dar mejor acceso a los usuarios cubanos a sus propios contenidos, como el correo electrónico Gmail o los vídeos de YouTube. El trato no supone un avance general en las posibilidades de conexión a la red en Cuba, sino un avance en el servicio específico de Google.

El acuerdo se firmó este lunes en La Habana. Lo rubricaron Mayra Arevich, presidenta de Etecsa, el monopolio estatal de las telecomunicaciones en Cuba, y el presidente ejecutivo de Google, Eric Schmidt. Aparte del pequeño paso que supone la mejora del acceso a los contenidos de Google, la sola presencia de un ejecutivo del poder de Schmidt, que ya pasara por la isla en 2014, supone mucho en el contexto actual de las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Cuba.

El 20 de enero llega a la presidencia Donald Trump y es incierto si continuará o cortará el camino emprendido por Barack Obama para impulsar las relaciones económicas con La Habana con idea de propiciar un mayor desarrollo que traiga consigo, a medio plazo, una apertura política. En campaña y ya como presidente-electo Trump se ha mostrado severo con el Gobierno cubano y ha prometido que dará marcha atrás a las políticas de deshielo de Obama.

La visita de Schmidt a Cuba para firmar el acuerdo es también una tácita declaración diplomática ante la cuestión cubana de una de las empresas más poderosas de Estados Unidos. Google no quiere retrocesos en las relaciones con Cuba, igual que otras importantes firmas americanas. En lo que parece un intento de ganar terreno y fijar posiciones ante la llegada de Trump, Google se suma a otros anuncios de acuerdos como los de tres compañías de cruceros de Estados Unidos que acaban de recibir el permiso de La Habana para viajar a la isla. También se espera que pronto se haga público un acuerdo entre el Gobierno cubano y General Electrics.

En su comunicado sobre el nuevo trato con Cuba, Google ha dicho: "Todos estos proyectos se relacionan con nuestros valores más esenciales: lograr que toda la información del mundo sea accesible y útil para todos, sin importar los costos, la conectividad o las barreras del idioma".

En 2015 trascendió por fuentes próximas a las negociaciones que Google había ofrecido a Cuba la posibilidad de extender la red a un número mucho mayor de ciudadanos. La respuesta de La Habana, se supone que por motivos de seguridad nacional, fue una negativa.

En Cuba el acceso doméstico a Internet está prohibido, a excepción de algunos profesionales como periodistas o académicos con permiso excepcional. El alcance de la red es muy limitado, en torno a un 5% de la población concentrado en los principales núcleos urbanos. Desde el verano de 2015 el gobierno ha puesto puntos de acceso Wifi en lugares públicos, plazas sobre todo, en las que se puede entrar a Internet previo pago de unas tarjetas que cuestan dos dólares por hora, un coste muy alto para las cortísimos ingresos mensuales de los cubanos. Según datos oficiales, actualmente hay 200 puntos Wifi en toda Cuba que dan acceso diario a 250.000 cubanos, sobre una población de 11 millones.

Entre finales de este año e inicios del que viene se espera que el Gobierno cumpla con la promesa de empezar un proyecto piloto de instalación de Internet en domicilios de La Habana Vieja.

Más información