Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peña Nieto asciende al militar encargado de Ayotzinapa durante la desaparición de los 43 estudiantes

El General Saavedra fue ascendido a pesar del controvertido papel de los militares durante la desparición de los normalistas y de que Guerrero vive una de las peores olas de violencia

Tanques militares en el desfile por la Independecia.
Tanques militares en el desfile por la Independecia. Notimex

El presidente Enrique Peña Nieto ordenó un importante relevo en el seno del ejército que implica directamente a una de las figuras militares más polémicas durante la madrugada del 26 de septiembre, cuando desparecieron 43 estudiantes de la escuela de Ayotzinapa.

Alejandro Saavedra Hernández, será a partir de este jueves el nuevo inspector y Contralor General. El general de División estuvo a cargo de la 35 Zona Militar en Chilpancingo y era jefe del 27 Batallón de Infantería, con sede en Iguala, Guerrero, cuando ocurrieron los hechos de septiembre de 2014.

Los padres de los estudiantes de Ayotzinapa acusan a Saavedra de ser una de las piezas clave en el caso. El papel del ejército durante aquella noche ha sido motivo de polémica y es una de las piezas más oscuras en la cadena de sucesos.

Sin embargo, lejos de castigar su actuación, dos meses después de la desaparición, Saavedra Hernández adquirió poderes más amplios y fue nombrado Comandante de la IX Región Militar en Guerrero.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) informó de que el relevo de los altos mandos es parte de la política de rotación del personal militar, con la finalidad de que ocupen diferentes cargos dentro de las fuerzas castrenses en beneficio de su desarrollo militar.

Saavedra había sido propuesto por el gabinete de Seguridad de Peña Nieto para coordinar la nueva estrategia de seguridad en Guerrero. Sin embargo, dos años después de su nombramiento Saavedra deja el cargo con el lastre de las dudas sobre el papel del ejército aquella noche y en medio de la peor crisis de violencia en la entidad en los años recientes.

Hasta el momento el ejército se ha negado a permitir que sean revisados sus cuarteles o a prestar declaración sobre lo sucedido a pesar de que está confirmada su presencia activa aquella noche, en la que presuntos miembros de un cártel de la droga se habrían llevado a los jóvenes para luego incinerarlos en el basurero de Iguala, según la versión oficial.

Al controvertido episodio se suma la caótica situación que se vive en Guerrero, sumido en una de las peores olas de violencia de los últimos años.

Además de los secuestros, la pasada semana fueron halladas fosas clandestinas en Zitlala, donde se exhumaron 32 cuerpos y nueve cabezas. Hace diez días, entre el domingo 20 y el lunes 21, se contabilizaron al menos 30 muertes por supuestos enfrentamientos entre grupos criminales que luchan por el control del cultivo de amapola en Guerrero, cuya producción alcanza cifras récord.

El nombramiento se da en el marco de una serie de relevos dentro de la Sedena. Entre ellos está el del subsecretario de la Defensa Nacional, general de División Gilberto Hernández Andreu y el del Oficial Mayor, Daniel Velasco Ramírez.

Para explicar la complicada situación de Guerrero el martes el Secretario de la Sedena, Salvador Cienfuegos, estará en la capital del Estado, Chilpancingo, donde presentará un informe sobre el operativo en la zona de Iguala, Chilapa y Coyuca de Benítez.