Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fiscal de Colombia: La erradicación manual de coca ha sido un “fracaso estruendoso”

Néstor Humberto Martínez defiende la fumigación aérea y dice que hay alternativas al glifosato

El fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, confirmó este martes en Washington su intención de presionar por el retorno de las fumigaciones aéreas para combatir el narcotráfico ante el “fracaso estruendoso” que considera ha sido la erradicación manual de los cultivos ilícitos. Algo que, advirtió, podría poner en entredicho los avances políticos hacia la paz en el país.

Fumigación con glifosato en Colombia (imagen de archivo)
Fumigación con glifosato en Colombia (imagen de archivo) EFE

“Las formas de erradicación manual que tenemos en el país son un fracaso estruendoso”, afirmó Martínez a la salida de una reunión en el Departamento de Justicia con la fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch. “Lo que se está erradicando en Colombia no son más de 12.000 hectáreas y la información existente habla de más de 100.000 hectáreas en este momento en el país, por eso tenemos que intervenir”, declaró a periodistas en Washington.

Según el fiscal colombiano, que ha solicitado una reunión extraordinaria del Consejo Nacional de Estupefacientes para debatir este tema, la decisión tomada hace un año de poner fin a las fumigaciones con glifosato fue una “alternativa de política”. Y si esta no funciona —como él considera que está sucediendo—, se requiere que se “busquen alternativas” porque el narcotráfico “es el combustible de la guerra y el conflicto”.

“Si ahora se lo apropian otras organizaciones criminales y no combatimos los narcocultivos, si nos cruzamos de brazos, vamos a tener dificultades a futuro”, advirtió.

A pesar de que el ministro de Justicia, Jorge Eduardo Londoño, replicó este fin de semana que “la aspersión aérea no soluciona nada”, Martínez se mostró en Washington “optimista” respecto de que en el encuentro del Consejo Nacional de Estupefacientes se vayan a tomar “acciones decididas”. Y se dijo confiado también en poder convencer al presidente, Juan Manuel Santos, para que revierta su orden de poner fin a la fumigación aérea el año pasado.

El propio Santos se negó este martes a cerrar de plano esa posibilidad, pero subrayó que sería la última alternativa a considerar, cuando no queden otras.

Según recordó a medios locales colombianos, la decisión de acabar con las fumigaciones con glifosato se tomó en atención al riesgo para la salud que supone este herbicida y “porque la fumigación no es la solución al problema de los cultivos ilícitos. Éramos el único país del mundo que estábamos haciendo aspersión y no se estaba solucionando el problema". Aun así, dejó claro que en el acuerdo con las FARC no está estipulado de forma firme la no utilización de fumigación aérea, aunque indicó que esta sería la “última alternativa” a tomar. “Si lo consideramos necesario, lo podemos hacer, pero en este momento no es útil y no es conveniente”, declaró Santos, según recogen varias emisoras colombianas.

La decisión de acabar con la aspersión con glifosato, un herbicida que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) puede provocar cáncer en humanos, fue criticada en EE UU, aliado clave de Colombia en la lucha contra el narcotráfico y en el proceso de paz recién negociado y que debe ser refrendado por el pueblo colombiano con una consulta el 2 de octubre. Martínez, que negó que este tema formara parte de su encuentro con la fiscal estadounidense Lynch, subrayó en este sentido que su propuesta no tiene que significar necesariamente el retorno del glifosato.

“Yo nunca he hablado de glifosato”, puntualizó en declaraciones a periodistas. “Hay una molécula que ha venido trabajando la policía nacional que corresponde a una opción que no hace daño humano”, agregó, sin dar más datos.

Asimismo, Martínez anunció la celebración el 4 de octubre, dos días después del referéndum, de una “cumbre contra el crimen organizado” en Colombia que contará con la participación de fiscales y agencias de EE UU. La cita, dijo, servirá para “hacer trabajo de campo para luchar contra el crimen organizado y contra la corrupción” en el país sudamericano con el foco puesto en el combate a “los dineros ilícitos de las organizaciones criminales”.