Ciudadanos del DF dicen ‘No’ al Corredor Chapultepec

Con una mínima participación de votantes, el rechazo al proyecto de pasaje peatonal y comercial consiguió más del 60% de los votos

La avenida Chapultepec del centro- poniente del Distrito Federal no tendrá un corredor comercial de dos pisos. El rechazo al proyecto, manifestado durante los últimos días por los capitalinos, se vio reflejado en las urnas: cerca de 65% de los participantes en la consulta ciudadana votaron en contra del Corredor Cultural Chapultepec, promovido por la iniciativa privada y avalado por el Gobierno de la ciudad.

El Instituto Electoral del DF convocó a una consulta este domingo para que fueran los ciudadanos quienes decidieran el futuro del proyecto. Aunque sólo participó un mínimo 4,8% de los 488.000 votantes, la oposición fue aplastante: más del 60% votó en contra de la construcción de un corredor peatonal y comercial de 1,3 kilómetros de largo y dos pisos de alto en medio de una de las avenidas principales de la capital mexicana, una de las pocas que conservan un acueducto y bajo la cual corre la primera línea del Metro.

El Gobierno de la ciudad anticipó que respetaría los resultados de la consulta. El jefe de la cabecera distrital electoral en Cuauhtémoc, Alejandro Noriega, aseguró que el Jefe de Gobierno ordenó que los resultados fueran vinculatorios aunque la ley no lo estipule, por lo que el “No” expresado por los habitantes de la delegación Cuauhtémoc deberá ser inmediatamente acatado, lo que derriba el plan de manera irrevocable. Luego de conocerse el conteo final, Mancera publicó en su cuenta de Twitter una felicitación a los ciudadanos y aseguró que se respetará su voluntad. 

Este domingo, 22.370 personas acudieron a las 75 casillas instaladas a lo largo de la delegación Cuauhtémoc, centro del DF, y de ellas, 14.201 dijeron “no”. El proyecto impulsado por Simón Levy, titular de la agencia gubernamental para la Promoción de las Inversiones en DF, no fue bien recibido por los defeños, que lo vislumbraron como un enorme centro comercial construido a media calle, que les robaría espacio público y sólo beneficiaría a los inversionistas.

Mancera y Levy aseguraban que el proyecto buscaba crear un espacio de convivencia social libre de automóviles, con espacios culturales y áreas verdes, cuyas obras servirían para recuperar una vialidad deteriorada, olvidada, “fea”. Los opositores coincidían en que Chapultepec necesita una remodelación, pero no a través de una mega construcción con locales comerciales que sólo les generaría caos vial y ningún beneficio real. #AsíNo, expresaron en las redes sociales.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Numerosos arquitectos y urbanistas advirtieron del riesgo que esta obra representaría para la zona: un gran peso cargado sobre suelo el fangoso del DF; el aumento del nivel económico que acabaría por expulsar a quienes no pudieran sostenerlo; hundimientos paulatinos de las viejas construcciones aledañas; el precedente para que más inversionistas busquen establecer sus negocios en el espacio público de la ciudad. “Después vamos a tener un centro comercial a medio Reforma”, era el temor de los expertos en urbanismo.

La voluntad ciudadana –aunque con poca participación- impuso su contundente rechazo al Corredor Chapultepec, originalmente nombrado “cultural” pero que acabó perdiendo esa categoría luego de que los ciudadanos juzgaran que un conjunto de locales comerciales no tenía nada de cultural. El Gobierno de Miguel Mancera deberá acatar el resultado -que el instituto electoral calificó como "irrevocable"- y no permitir su construcción. Esta consulta sentará un precedente para que los ciudadanos tengan mayor injerencia en las decisiones que tome su Gobierno sobre la infraestructura de la capital mexicana.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50