Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marta Lamas: “Con la visita del Papa, la izquierda no va a tocar el aborto”

Marta Lamas narra en un libro la lucha por la interrupción legal del embarazo en el DF

Marta Lamas en un momento de la entrevista.
Marta Lamas en un momento de la entrevista.

Como una de las figuras más influyentes del movimiento feminista en México, la trayectoria de Marta Lamas abarca los últimos 40 años de la historia del país. Mujer incómoda para la Iglesia, cuestionada también por la izquierda en la década de los setenta, su trabajo a favor de la despenalización del aborto en el Distrito Federal es narrado ahora en un libro editado por la Universidad Nacional Autónoma de México, El largo camino hacia la ILE, mi versión de los hechos. Fundadora de GIRE, la mayor organización por los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres en el país, Marta Lamas reflexiona sobre la influencia del clero y los partidos en la situación actual de las mujeres.

Pregunta. Después de la aprobación de la interrupción legal del embarazo en la capital en 2007, recientemente dos Estados, Morelos y Guerrero, han presentado iniciativas similares que no han prosperado. ¿En qué punto se encuentra el debate?

Respuesta. Va a ser muy difícil que con la llegada del Papa en febrero y con López Obrador yendo al Vaticano, la izquierda quiera tocar el tema.

P. ¿López Obrador es un obstáculo para la despenalización?

R. Digamos que no es el mayor de los aliados. Creo que Morena tiene cuadros muy feministas que pueden impulsar la despenalización, pero no es un tema que a él le guste, le genera conflicto y no va a ser el abanderado. En los próximos años, y de cara al 2018, donde va a haber una disputa electoral muy fuerte, ningún partido va a querer agarrar el tema del aborto. Como cuento en el libro, si no hubiera existido la polarización política de 2006, no se habría conseguido la despenalización en el DF. [Tras las elecciones presidenciales que dieron la victoria, por escaso margen, al panista Felipe Calderón, López Obrador cerró una de las principales arterias de la capital denunciando fraude. Meses después, el PRI se abstuvo en la votación sobre la ILE, permitiendo la aprobación de la reforma para hacer oposición al PAN, la derecha]. El PAN y la Iglesia, que son en cierto sentido lo mismo, son los adversarios a la norma.

P. ¿Cómo calificaría la postura de Peña Nieto?

R. Muy priista, ni a favor, ni en contra, sino todo lo contrario, como dijo Echeverría hace mucho tiempo. Debería haber hecho algo más. Creo que ni siquiera ha pensado en el tema, que se cuida muchísimo y que no está dispuesto a escuchar la postura de los católicos progresistas.

P. ¿Cómo está siendo la labor del Instituto Nacional de las Mujeres?

R. La directora del Inmujeres [Lorena Cruz] se ha tomado en serio las alertas de género en México [los mecanismos que ponen en marcha los estados para combatir la violencia contra las mujeres]. No sé hasta dónde puede empujar con el tema del aborto porque mientras el PRI no asuma una postura es muy difícil para ella posicionarse. No la disculpo, pero entiendo su lógica política.

P. En muerte materna México registra 38.2 defunciones por cada 100.000 nacidos. La relación está muy lejos de cumplir los Objetivos del Milenio que se habían fijado para este 2015 (22.2). ¿Cómo se puede avanzar hacia índices menores?

R. Necesitamos mejorar la calidad de los servicios obstétricos. La muerte materna tiene que ver con la malísima atención, la pobreza y la falta de una red de infraestructura sanitaria sólida en los lugares más vulnerables. En zonas indígenas los servicios médicos son pésimos.

P. También el embarazo adolescente, con la tasa más alta de la OCD, se han convertido en un enorme problema social en México ¿A qué se debe?

R. Tiene que ver con el miedo a hablar de anticonceptivos en la escuela, a la falta de información. Las instituciones ya se han dado cuenta. Por supuesto, hay que prevenir, pero si no puedes prevenir, hay que remediar, y remediar es aborto. El Gobierno ha querido hacer una gran campaña de prevención, que me parece bien, pero tampoco llega a todas partes. Además, mientras no pongan en las escuelas secundarias espacios donde los adolescentes puedan ir y consultar de manera anónima y sin los padres, no se va a avanzar mucho.