Fallece Harry Patch, el último combatiente británico de la Primera Guerra Mundial

Tenía 111 años y en marzo había sido condecorado como Oficial de la Legión de Honor

Harry Patch, el último soldado británico que había luchado en las trincheras de la Primera Guerra Mundial, ha muerto. En 1917 un proyectil estuvo apunto de matarlo pero sobrevivió. Años más tarde participó como bombero voluntario en los incendios provocados por los borbardeos alemanes en Londres durante la Segunda Guerra Mundial.Vídeo: AGENCIA ATLAS
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS