Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

Egipto recibe con honores militares a Arafat

Los funerales del líder palestino se celebran el viernes en El Cairo y será enterrado el sábado en Ramala.- Miles de palestinos salen a las calles para expresar su dolor

El avión que trasladaba el féretro del presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Yasir Arafat, fallecido la pasada madrugada en un hospital militar de París a la edad de 75 años, ha llegado esta noche a El Cairo. A las 21.55, cinco minutos antes de lo previsto, el Airbus militar francés ha aterrizado al aeropuerto de la capital egipcia. Un destacamento de honor de la Guardia Presidencial le ha recibido con honores militares, como ya lo había despedido un destacamento similar en París. En Palestina, miles de personas se han lanzado a las calles con banderas y retratos de Arafat en señal de duelo. En el terreno político, esta mañana se ha cerrado la transición provisional hasta la celebración de elecciones en 60 días.

Entre los representantes del Gobierno palestino que viajan a la capital egipcia se encuentran el nuevo presidente de la OLP, Mahmud Abbas, el nuevo presidente de la ANP, Rawhi Fatuh, y el ministro de Exteriores, Nabil Shaat. No se ha informado de si el primer ministro Ahmed Qurei ha viajado junto con la delegación o lo va a hacer a título personal.

Antes de su viaje a la capital egipcia, Francia ha despedido con honores militares el cadáver del rais en la base militar de Villacoublay, al oeste de París, a donde ha sido trasladado en un helicóptero desde el hospital donde murió. Tras la ceremonia, que ha comenzado a las 16.30 y ha durado media hora, los restos de Arafat han salido en un Airbus militar francés a El Cairo, donde ha llegado a las 21.55 horas. Al acto parisino, presidido por el primer ministro, Jean-Pierre Raffarin, ha asitido la viuda, Suha, el ministro de Exteriores, Nabil Shaat, y la embajadora palestina en Francia, Leila Shahid. El jefe de la diplomacia francesa, Michel Barnier, y el presidente de la Asamblea Nacional, Jean-Louis Debré, también han acudido, así como numerosos diplomáticos.

Un funeral "oficial y militar"

Aunque el presidente, Jacques Chirac, no ha acudido al acto, esta mañana sí ha visitado el hospital para rendirle "el último homenaje". Mientras se suceden las muestras de tristeza y dolor, Egipto prepara los funerales de Estado que tendrán lugar mañana sobre las 10.00 hora peninsular en una mezquita próxima al aeropuerto de El Cairo. Según el plan de los servicios de seguridad, los restos mortales de Arafat serán trasladados del aeropuerto al hospital militar Galaa, en el interior de la base aérea de Almaza. Hacia las 8.00 del viernes, su féretro será conducido a la mezquita Al Galaa, donde se han desplegado importantes medidas de seguridad.

En el templo, el jeque Mohamed Sayed Tantawi, máxima autoridad religiosa de Egipto y una de las figuras más reputadas del islam suní, dirigirá la ceremonia religiosa. El clérigo rezará "la plegaria del ausente", parte de la Sunna (tradición musulmana suní) y recitará El Corán. A los funerales en El Cairo acudirán varios reyes y jefes de Estado árabes, así como representantes de todo el mundo, en su mayor parte, ministros de Exteriores. Según fuentes palestinas y egipcias, será "oficial, militar y limitada". Desde El Cairo, los restos mortales serán trasferidos a bordo de un helicóptero militar egipcio a Ramala (Cisjordania), donde será inhumado el sábado en su cuartel general de la Mukata, donde vivió confinado sus últimos tres años y que se convertirá así en su última trinchera.

En la Mukata, bajo tierra de Jerusalén

El entierro del símbolo de la causa palestina no se hará exactamente según la tradición del islam suní, que dicta que el cuerpo sea colocado sin féretro sobre la tierra, recostado en el lado derecho y con el rostro mirando hacia La Meca. Con vistas a un posible traslado a Jerusalén, donde ansiaba ser enterrado, su cadáver será "colocado en un sarcófago de hormigón y bajo ese sarcófago se echará tierra traída de Jerusalén", ha explicado el ministro palestino Jamal Chubaki. El cuerpo de Arafat ha sido sometido en París a los ritos fúnebres del islam, que consisten en lavar su cuerpo antes de ser envuelto en un sudario blanco y sin costuras.

La muerte de Arafat, de 75 años, que se produjo a las 3.30, fue anunciada por Al Yazira. Minutos después, el secretario de la presidencia palestina, Tayeb Abdel Rahim, lo confirmó con semblante triste y voz temblorosa: "Oficialmente, está muerto". En previsión de altercados, la policía palestina ha tomado posiciones alrededor de la Mukata, donde se concentran cientos de seguidores del rais. En la franja de Gaza, cientos de miles de palestinos han salido en manifestación con banderas palestinas y retratos de Arafat. En señal de duelo, los palestinos han quemado neumáticos, lo que ha cubierto los cielos de espesas capas de humo negro. Por su parte, Israel ha cerrado Cisjordania y gran cantidad de militares y fuerzas de seguridad se hallan listos para intervenir, mientras la policía se encuentra en estado de alerta en Jerusalén, donde ha quedado cerrado el acceso a la Explanada de las Mezquitas.

El ministro de Justicia israelí ha expresado su alegría por la muerte de Arafat, aunque el primer ministro, Ariel Sharon, ha afirmado que su fallecimiento puede traer un "cambio histórico en Oriente Próximo". La ANP ha declarado 40 días de luto nacional en Cisjordania y Gaza, según ha informado Hattem Abdelkader, miembro de Al Fatah. Los consulados occidentales en Jerusalén, incluido el de España, han izado la bandera a media asta en señal de luto. En el cuartel general de la ONU en Nueva York también ondea la bandera a media asta, un gesto reservado a los jefes de Estado, a pesar de que Arafat nunca cumplió su sueño de proclamar el Estado palestino.

Una misteriosa enfermedad

El presidente palestino fue trasladado desde Ramala a París el pasado 29 de octubre, donde fue ingresado en el hospital militar de Percy, en las afueras de la capital francesa, aquejado de una dolencia que producía una anomalía en su sangre. Sin embargo, en ningún momento ha sido especificada por los médicos, que sí han descartado que se tratara de leucemia o de un envenenamiento.

Precisamente el portavoz del hospital, Christian Estripeau, ha sido el encargado de confirmar en un lacónico comunicado su muerte después de una semana de especulaciones: "El señor Arafat ha fallecido en el hospital de Percy el 11 de noviembre a las tres y media de la madrugada". Inmediatamente después, se ha retirado sin dar ningún detalle ni ha aceptado ninguna pregunta. Para los más creyentes, la muerte durante el mes sagrado del ayuno del Ramadán se interpreta como "una bendición por la cual Dios distingue a aquellos que le son más cercanos".

Más información