Vox deja en suspenso su apoyo al presupuesto andaluz por “los insultos” de Casado

El Gobierno regional pide a la formación de extrema derecha que “marque distancias” respecto de la moción de censura

El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, este jueves en el Palacio de San Telmo de Sevilla.
El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, este jueves en el Palacio de San Telmo de Sevilla.PACO PUENTES

Pese al portazo de Pablo Casado al líder de Vox, la coalición de PP y Ciudadanos en Andalucía, sostenida en el Parlamento por Vox, no corre peligro a corto plazo. Así lo ha reconocido Santiago Abascal, que ha apelado a la “responsabilidad histórica” de su partido en las comunidades de Andalucía, Madrid y Murcia. En Andalucía, donde el PSOE gobernó durante casi 37 años, no hay suma posible para un cambio político vía moción de censura, salvo que se dé un improbable cambalache donde se unan PSOE, Adelante Andalucía y Vox. Otra cosa es que la ultraderecha deje al pairo a la coalición de gobierno. Por el momento y en reacción al discurso de Casado, Vox ha suspendido la reunión prevista para hoy con el consejero de Hacienda, Juan Bravo, para abordar los presupuestos andaluces para 2021.

“Los presupuestos de la Junta están totalmente en el aire”, han informado fuentes de Vox a EL PAÍS, que se han mostrado “muy dolidos" con lo que considera "insultos” de Casado a sus votantes. Vox también ha mostrado su irritación con un tuit de la cuenta del PP andaluz en el que se afirmaba: “Decimos no a la polarización que Vox necesita. No a la España a garrotazos de trinchera, ira y miedo”. El tuit fue borrado.

El rifirrafe entre Casado y Abascal.VIDEO: EPV

Vox lleva desde el verano negociando con Hacienda para pactar sus terceras cuentas en Andalucía y desde hace semanas ya había dado su visto bueno. Ahora, el duro discurso de Pablo Casado lo ha frenado. En esta actitud se mantendrá hasta la próxima semana, cuando está previsto que el Gobierno apruebe el proyecto de ley de Presupuestos.

El Gobierno andaluz ha pedido a Vox que marque distancias con el “fragor” del debate. El consejero de la Presidencia y portavoz del Gobierno autónomo, Elías Bendodo, ha asegurado que en Andalucía hubo “un cambio histórico para pasar página” de 37 años de Gobiernos socialistas y, en su opinión, ese objetivo “está plenamente vigente”. “Hay que encapsular Andalucía, porque aquí no hubo alternancia política hasta hace año y medio”, ha añadido.

Cuarenta y ocho horas antes de conocerse el sentido del voto de Casado en la moción de censura, Vox Andalucía ya renovó su compromiso de apoyo al Gobierno de PP y Ciudadanos en la región. Pese a los amagos de dejar solo al Ejecutivo que preside Juan Manuel Moreno en determinados proyectos legislativos o decretos, al final los 11 diputados de Vox nunca faltan en la suma de las votaciones importantes, especialmente, las que afectan a la aprobación de los presupuestos de Andalucía. “Nuestra colaboración la tenían y la siguen teniendo, mientras no nos den razones para lo contrario”, le dijo el portavoz de Vox Andalucía, Alejandro Hernández, a Moreno en el debate del estado de la comunidad celebrado los pasados martes y miércoles.

En este mensaje ha vuelto a insistir este jueves. “Tenemos tres alternativas: hablar con el PSOE, plantear una moción de censura y dejar que prospere; no apoyar los presupuestos, complicar la gobernabilidad y abocar a la convocatoria de elecciones, y una tercera, la única que corresponde a un partido serio, responsable y comprometido con sacar a Andalucía de la crisis, que es apoyar los presupuestos, con la intención de que podamos influir en la medida de nuestras posibilidades”, ha dicho Hernández a Canal Sur TV. Su opción es la última, ha destacado. Hernández había advertido de que dejarían su “impronta” en el presupuesto andaluz para 2021. Ahora esa intención se congela.

Moreno, según fuentes próximas, conocía el voto negativo de Casado a la moción de Abascal y defendía esa posición. No todo el mundo en el PP andaluz opinaba igual. Otros defendían la abstención, pensando más en las consecuencias con el acuerdo con Vox en Andalucía. Aún es pronto para evaluar si el portazo de Casado a la extrema derecha es duradero y tendrá consecuencias en el medio y largo plazo en Andalucía, donde el cambio de posición de la líder nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas, respecto a Vox y al PP también genera incertidumbres entre los suyos.

Como presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno ha intentado forjar una imagen de moderación y centrismo, muy alejado de algunas estridencias de sus dirigentes nacionales. Moreno, que apoyó a Soraya Sáenz de Santamaría en las primarias que ganó Casado, se siente más identificado con el proyecto que encarna Alberto Núñez Feijóo y nunca se ha sentido cómodo con el acercamiento a Vox que encarnó la foto de Colón. Desde el Gobierno andaluz tampoco se comparte la estrategia de oposición descarnada que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha puesto en marcha contra el Gobierno central ante la gestión de la pandemia.

Movimientos en Murcia

En Murcia, la formación de extrema derecha también ha movido ficha y ha anunciado que presentará una enmienda a la totalidad de los presupuestos del Ayuntamiento murciano, aunque no altera el resultado porque PP y Cs tienen mayoría absoluta en el Consistorio. La amenaza no ha saltado a las cuentas del Gobierno regional, pero en realidad estas pueden salir adelante sin Vox porque la formación ha perdido el control de sus diputados en la Asamblea de Murcia. La dirección ha expulsado del partido a tres de sus cuatro parlamentarios, que se han negado a abandonar sus escaños y no responden a sus directrices. El presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, ha elogiado el discurso de Pablo Casado y lo ha felicitado por su “altura de miras, contundencia y un claro sentido de Estado”.

Silencio en Madrid

Vox guarda silencio en la Comunidad de Madrid. El partido que sustenta el Ejecutivo de Ciudadanos y populares se ha limitado a lanzar varios mensajes en Twitter para alabar a Santiago Abascal. “Volver a creer”, ha dicho la portavoz Rocío Monasterio. Fuentes del partido aseguran que los tiempos del calendario siguen igual. Los presupuestos no se han aprobado, pero tampoco había reuniones previstas para abordarlos. Este viernes, de todas formas, Monasterio hablará en El programa de Ana Rosa. En el bloque del Gobierno siguen los dos bandos. En Ciudadanos ha sorprendido mucho el discurso de Casado. En privado ven con buenos ojos ese rumbo, que esperan que se mantenga en el tiempo. La presidenta Isabel Díaz Ayuso ha alabado a su líder. “Casado es la única alternativa a PSOE y Podemos”, ha dicho. Sin embargo, estos días, al ser preguntada por el voto del partido nunca fue del todo clara. “La división del centroderecha es una catástrofe para España”.

Lo más visto en...

Top 50