El mundo en diez tragos

Recorrido planetario de barra en barra para degustar carismáticos destilados de alcance internacional, en no menos carismáticos locales

Qué ver y visitar, dónde dormir, qué hacer, dónde comer... y dónde tomar, por supuesto. Con mayor o menor corrección política, lo cierto es que algunos destilados ayudan a compreder mejor el carácter del paisanaje que el viajero puede encontrar en sus periplos planetarios. Hay bebidas que integran el bagaje cultural de sus países de origen y merecen un alto (con degustación) en el camino. Vuelta al mundo en diez tragos largos.

01 José Alfredo y reposado

¡Ya cuantas veces me han sacado del Tenampa; ya bien borracho y con un nudo en la garganta; voy por la calle cantando mis canciones y ¡los mariachis van pisando mis talones!. Hay un lugar para tomar el tequila que se bebe en México y Los Relámpagos del Norte, capitaneados por Cornelio Reyna y Ramon Ayala, lo inmortalizaron en una de sus letras. Un verdadero templo para echar unos tragos de reposado a salvo de la horda turista (al menos los lunes por la noche) en la Plaza Garibaldi del DF. Y no solo por el destilado color dorado, ni siquiera por las bandas de mariachis que tocan la que escoja el pagador a 200 pesos la pieza. En el Salón Tenampa (www.salontenampa.com) pasan cosas y los parroquianos celebran las canciones de José Alfredo Jimenez palmeando la mesa con una mano y la otra al aire con el índice y el pulgar formando escuadra. O como apuntillaba Ayala en su estribillo, en el Tenampa se recuerdan muchas cosas, y los mariachis son los amos y señores, te tomas cuatro, cinco 20 o 30 copas, y ¡las canciones te recuerdan tus amores!

02 La copa horizontal

Recibe el nombre de su lugar de origen, una región del suroeste francés. Personajes históricos como Edgar Allan Poe o el propio Napoleón cayeron rendidos ante su gusto y porte señorial. También lo es su precio, generalmente, pues el coñac se cotiza a un nivel directamente proporcional al de sus afamados admiradores.

Para empaparse de su efluvio, sabor e historia, se puede realizar la Ruta al corazón del coñac, en la propia localidad de Cognac (www.tourism-cognac.com), que permite realizar visitas a la Bodega Martell (www.martell.com), el Museo de Artes del Coñac (www.musees-cognac.fr), la Sociedad Henessy (www.hennessy.com), la Casa de Otard (www.otard.com), la Casa de Coñac Camus (www.camus.fr). El punto culminante es la calle Remparts, donde nació el padre de Europa, Jean Monnet. Y para degustar una buena copa de coñac, el Garden Ice Cognac (www.gardenicecafe.com), en pleno centro de la ciudad, resulta perfecto.

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

03 300 años de sake

El local es pura tradición: un pequeño jardín, interiores de fina madera, silenciosas puertas deslizantes de bambú... En realidad, Misoka-an Kawamichiya (www.kawamichiya.co.jp) es un pequeño restaurante, incrustado en el centro de Kyoto, especializado en nishin soba, una especie de tallarines salteados con pescado cocinado cuyo secreto radica en la elaboración de la pasta: hecha a mano desde hace tres centurias. Como suena. Una experiencia que empapa la artes de este acogedor local, como por ejemplo, el sake servido, caliente o frío, para aderezar la ingesta. Dos recomendaciones: cumplir la tradición que manda llenar la taza del acompañante, nunca la propia; y apurarla con moderación, por eso de no desperdiciar al poco rato los yenes invertidos en tan sencillo pero excelente manjar.

04 De 'ouzerías' en Plaka

Emblemático, transparente y arraigado licor del país helénico, nunca falta en reuniones y fiestas familiares, a pesar de su alta graduación (entre 37 y 50 grados). Atenas está llena de ouzerías, y en el barrio de Plaka, Brettos (www.brettosplaka.com) luce orgullosa su distinción: es la destilería más antigua de la ciudad. Merece la pena colarse entre sus paredes, aunque solo sea para admirar el gran mosaico multicolor de botellas que decoran sus paredes y vitrinas. De paso, por qué no probar (rebajado también vale) este licor de tradición centenaria.

05 Un 'ginjinha' en Rossio

Considerada la chispa de la vida lisboeta, los 20 grados de la ginjinha son pura tradición líquida servida en vaso pequeño. Una bebida de otra época extraída de una variedad amarga de la cereza, que ya se comercializaba a mediados del XIX y aún se puede pedir en pequeñas tascas (versión portuguesa) del barrio de Rossio, pleno corazón de Lisboa. La Ginjinha do Rossio, en el Largo de São Domingos, es una ellas, y aunque los turistas son ya habituales entre el paisanaje del local, todavía se citan allí la más veterana (y sabia) parroquia de la capital portuguesa.

06 Pisco con glamour

Es la bebida nacional de Perú. Tanto, que hasta tiene un día de festividad propio en el calendario: el primer sábado de febrero. La variedad más glamurosa de este destilado de uva, el delicioso coctel Pisco Sour (tres onzas de aguardiente, jugo de limón, jarabe de goma y clara de huevo batida), suele abrir los almuerzos más distinguidos de Perú y está presente en cualquier celebración a lo largo y ancho del país. Fue ideada en las cocteleras del histórico Hotel Maury (www.hotelmaury.com) de Lima, que abrió sus puertas en pleno centro histórico limeño en 1848, al modernizarse La Posada de Pedro Maury.

07 El alma de la 'caipirinha'

Cachaça, o pinga, o branquinha... Aunque no alcanza el renombre internacional que sí ha logrado el extendido preparado brasileño, es el trago más popular de Brasil (también sin aderezos). Un destilado de caña de azúcar sencillo de encontrarla en cualquier rincón del planeta. En Brasil lo complejo es justo lo contrario: escoger con sabiduría una buena barra para la ocasión. En São Paulo, la del Bar Seu Justino (http://seujustino.com.br) es una de las más conocidas.

08 'Glühwein' contra el frío

Aunque tener entre las manos un vaso de vino que quema al tacto resulta algo extraño, en los meses de adviento y ola de frío. Humeante y aderezado con especia, el glühwein o vino caliente es tan típico como las luces, el abeto decorado o el propio Santa Claus y sus renos en los mercadillos navideños de Centroeuropa. El Barrique Wine and Bar (www.barrique-wineandbar.ch), ubicado en distrito de Niederdorf de Zurich -bajo el lema Vino y cena hasta tarde- destaca por su refinada cocina y la calidad de sus vinos (calientes).

09 Mucho más que mojito

Además de otras muchas cosas, Cuba no se entiende sin su ron, sus habanos y la omnipresente alegría del son. A secas o dando cuerpo al (posiblemente) coctel más internacional que existe -bendito mojito-, el ron cubano (claro u oscuro) también se emplea para el glamuroso daiquiri o el cóctel Rum Collins. Emblemático en La Habana, el Floridita (www.floridita-cuba.com) es considerado la cuna del daiquiri.

10 El trago de los tipos duros

Los pistoleros del oeste americano lo universalizaron a base de shots, acodados en la barra del salón. Pero en el estado de Kentucky, el burbon es cultura, historia y patrimonio del Estado de Kentucky. La Ruta Bourbon recorre las seis destilerías del estado, mientras que en Louisville se puede pedir en "las mejores barras de whisky americano del mundo". Es lo que afirma en la del Bourbons Bistro (www.bourbonsbistro.com), local que sirve 50 clases diferentes de whisky americano.

Salón Tenampa de Ciudad de México, templo mariachi, donde un cartel reproduce la letra de los Relámpagos del Norte que lo inmortalizó
Salón Tenampa de Ciudad de México, templo mariachi, donde un cartel reproduce la letra de los Relámpagos del Norte que lo inmortalizóDARÍO MANRIQUE
Decoración de la 'ouzería' Brettos, en el barrio de Plaka, Antenas
Decoración de la 'ouzería' Brettos, en el barrio de Plaka, Antenas

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS