Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Gran Via
DVD923. Gran Via. Alvaro Garcia. 16/11/2018

Cómo descubrir la Gran Vía en 10 fotos

10 fotos

Símbolo de Madrid y pulso de la ciudad, la emblemática arteria ha vivido varias transformaciones en sus más de cien años

  • Una buena manera de hacerse a la idea de un vistazo de qué es la Gran vía es subir a la terraza del Círculo de Bellas Artes (4 euros) y contemplarla desde las alturas. Lo primero que llama la atención, el edificio Metrópolis, que mucha gente considera como el principio de esta avenida, está en realidad situado en la calle de Alcalá. El edificio, en cualquier caso, tiene una silueta muy característica, está coronado por una cúpula de pizarra con relieves dorados sobre la que se asienta la 'Victoria Alada' del escultor Mariano Benlliure.
    1Una buena manera de hacerse a la idea de un vistazo de qué es la Gran vía es subir a la terraza del Círculo de Bellas Artes (4 euros) y contemplarla desde las alturas. Lo primero que llama la atención, el edificio Metrópolis, que mucha gente considera como el principio de esta avenida, está en realidad situado en la calle de Alcalá. El edificio, en cualquier caso, tiene una silueta muy característica, está coronado por una cúpula de pizarra con relieves dorados sobre la que se asienta la 'Victoria Alada' del escultor Mariano Benlliure.
  • 3. El primer edificio. En 1912 se inauguró el primer tramo de la Gran Vía, aunque las obras continuaron hasta 1917. En esta primera época, la emblemática calle sirvió como símbolo de prestigio para industriales, burgueses y políticos, por lo que sus edificios son los más ostentosos. El primero se inauguró en 1917, en el número 8, que en su planta baja albergaba un salón de té, inicio de la gran tradición comercial de esta calle. Desde 1939, esa tetería fue sustituida por la tienda de moda Loewe. Un secreto: si se desciende las escaleras de este loca se puede ver gratis su galería museo.
    23. El primer edificio. En 1912 se inauguró el primer tramo de la Gran Vía, aunque las obras continuaron hasta 1917. En esta primera época, la emblemática calle sirvió como símbolo de prestigio para industriales, burgueses y políticos, por lo que sus edificios son los más ostentosos. El primero se inauguró en 1917, en el número 8, que en su planta baja albergaba un salón de té, inicio de la gran tradición comercial de esta calle. Desde 1939, esa tetería fue sustituida por la tienda de moda Loewe. Un secreto: si se desciende las escaleras de este loca se puede ver gratis su galería museo.
  • Al pasar de la calle Montera se aprecia un cambio de estilo en la Gran Vía: si hasta este punto dominaban los edificios elegantes y señoriales, ahora se llega a la zona comercial, con edificios que recuerdan al estilo neoyorkino. Uno de ellos es el hotel Tryp Gran Vía, en el número 25, el único establecimiento de la calle que ha permanecido abierto sin interrupción desde su inauguración, en 1925. El premio Nobel Ernest Hemingway escribió entre sus muros allí Crónicas de la Guerra Civil y >el hotel le sirvió de inspiración para ambientarsu única obra de teatro, 'La quinta columna'. A la derecha, en el número 27, está el edificio Matesanz, obra del arquitecto Antonio Palacios, quien también diseñó el Círculo de Bellas Artes, el Palacio de las Comunicaciones y el edificio de las Cariátides.
    3Al pasar de la calle Montera se aprecia un cambio de estilo en la Gran Vía: si hasta este punto dominaban los edificios elegantes y señoriales, ahora se llega a la zona comercial, con edificios que recuerdan al estilo neoyorkino. Uno de ellos es el hotel Tryp Gran Vía, en el número 25, el único establecimiento de la calle que ha permanecido abierto sin interrupción desde su inauguración, en 1925. El premio Nobel Ernest Hemingway escribió entre sus muros allí Crónicas de la Guerra Civil y >el hotel le sirvió de inspiración para ambientarsu única obra de teatro, 'La quinta columna'. A la derecha, en el número 27, está el edificio Matesanz, obra del arquitecto Antonio Palacios, quien también diseñó el Círculo de Bellas Artes, el Palacio de las Comunicaciones y el edificio de las Cariátides.
  • El Real Oratorio del Caballero de Gracia es una magnífica iglesia neoclásica obra de Juan de Villanueva, el arquitecto que diseñó el Museo del Prado. Curiosamente, la fachada principal da a la calle paralela, desde Gran Vía se aprecia su trasera, que adoptó un carácter urbano para enmascarar el edificio religioso.De hecho, si no fuera por la enorme cruz que destaca en el ábside exterior, podría parece un inmueble de viviendas similar a los vecinos. En el interior, al que se puede acceder desde la Gran Vía, destacan las columnas corintias y la decoración de la cúpula, obra de Zacarías González. Es monumento nacional desde 1956.
    4El Real Oratorio del Caballero de Gracia es una magnífica iglesia neoclásica obra de Juan de Villanueva, el arquitecto que diseñó el Museo del Prado. Curiosamente, la fachada principal da a la calle paralela, desde Gran Vía se aprecia su trasera, que adoptó un carácter urbano para enmascarar el edificio religioso.De hecho, si no fuera por la enorme cruz que destaca en el ábside exterior, podría parece un inmueble de viviendas similar a los vecinos. En el interior, al que se puede acceder desde la Gran Vía, destacan las columnas corintias y la decoración de la cúpula, obra de Zacarías González. Es monumento nacional desde 1956.
  • Reino de estatuas. Las alturas de la Gran Vía están plagadas de estatuas. El número 60, un edificio de Casto Fernández-Shaw, está coronado por un romano de bronce —de Victorio Macho— que sujeta sobre su cabeza una casa, una especie de alegoría del ahorro. En el 68, una estatua de un fénix sobre el que descansa un hombre. E incluso hay dos estatuas que dialogan:'Diana cazadora', que llegó en 2017 al edificio de Gran Vía, 31, le dispara al 'Ave Fénix' del edificio de enfrente, en Gran Vía, 32, para que le devuelva a su amado.
    5Reino de estatuas. Las alturas de la Gran Vía están plagadas de estatuas. El número 60, un edificio de Casto Fernández-Shaw, está coronado por un romano de bronce —de Victorio Macho— que sujeta sobre su cabeza una casa, una especie de alegoría del ahorro. En el 68, una estatua de un fénix sobre el que descansa un hombre. E incluso hay dos estatuas que dialogan:'Diana cazadora', que llegó en 2017 al edificio de Gran Vía, 31, le dispara al 'Ave Fénix' del edificio de enfrente, en Gran Vía, 32, para que le devuelva a su amado.
  • Primer rascacielos. El edificio Telefónica fue el primer rascacielos de Madrid. Situado en el 28 de la Gran Vía y obra del arquitecto Ignacio de Cárdenas, la estructura de acero de esta mole, levantada en 1928, tiene 89,30 metros de altura (15 plantas) y está forrada con piedras de Alicante y Segovia. El escudo que puede verse en su fachada es, dicen, el más grande de la capital y el inmueble está coronado por un característico reloj. Se puede entrar gratis a la Fundación Telefónica, que ocupa varias plantas, y disfrutar de charlas y exposiciones temporales.
    6Primer rascacielos. El edificio Telefónica fue el primer rascacielos de Madrid. Situado en el 28 de la Gran Vía y obra del arquitecto Ignacio de Cárdenas, la estructura de acero de esta mole, levantada en 1928, tiene 89,30 metros de altura (15 plantas) y está forrada con piedras de Alicante y Segovia. El escudo que puede verse en su fachada es, dicen, el más grande de la capital y el inmueble está coronado por un característico reloj. Se puede entrar gratis a la Fundación Telefónica, que ocupa varias plantas, y disfrutar de charlas y exposiciones temporales.
  • 23. Un futuro sostenible. La última transformación de la Gran Vía (por ahora) será la que se inaugure el viernes, que elimina dos carriles de tráfico, ampliando las aceras e incluye 95 nuevos semáforos de estilo retro, además de 143 bancos, 228 farolas y 89 árboles.
    723. Un futuro sostenible. La última transformación de la Gran Vía (por ahora) será la que se inaugure el viernes, que elimina dos carriles de tráfico, ampliando las aceras e incluye 95 nuevos semáforos de estilo retro, además de 143 bancos, 228 farolas y 89 árboles.
  • Los nuevos semáforos que se están instalando en la Gran Vía, de estilo retro, no dejan indiferente a nadie, como se comprueba en una búsqueda en redes sociales. El Ayuntamiento ya casi ha finalizado la instalación del nuevo mobiliario de la calle.
    8Los nuevos semáforos que se están instalando en la Gran Vía, de estilo retro, no dejan indiferente a nadie, como se comprueba en una búsqueda en redes sociales. El Ayuntamiento ya casi ha finalizado la instalación del nuevo mobiliario de la calle.
  • Relojes del siglo XVI. A un paso de Metrópolis aparece el verdadero número 1 de la vía, un inmueble de estilo clásico y sede de la joyería Grassy. Dentro, esconde un museo de relojes antiguos (gratis con cita previa), de los siglos XVI al XIX, y de todo tipo: de péndulo, de carroza, autómatas...
    9Relojes del siglo XVI. A un paso de Metrópolis aparece el verdadero número 1 de la vía, un inmueble de estilo clásico y sede de la joyería Grassy. Dentro, esconde un museo de relojes antiguos (gratis con cita previa), de los siglos XVI al XIX, y de todo tipo: de péndulo, de carroza, autómatas...
  • Con su estilo expresionista y su curiosa forma redondeada, el edificio Carrión, en el número 41, es otro emblema de la calle: acoge el cine Capitol y el hotel Vincci Capitol -al estilo del Flatiron de Nueva York-. En esto ha sido crucial su luminoso cartel de Schweppes, uno de los neones más fotografiados de Madrid, que consiguió eludir la ley municipal que prohíbe este tipo de carteles al convertirse en un icono, sobre todo tras protagonizar una escena en 'El día de la Bestia', de Álex de la Iglesia. La Comunidad lo declaró en 2016 Bien de Interés Cultural, la máxima protección regionalAtención cinéfilos: se puede dormir en la habitación que da al cartel de Schweppes.
    10Con su estilo expresionista y su curiosa forma redondeada, el edificio Carrión, en el número 41, es otro emblema de la calle: acoge el cine Capitol y el hotel Vincci Capitol -al estilo del Flatiron de Nueva York-. En esto ha sido crucial su luminoso cartel de Schweppes, uno de los neones más fotografiados de Madrid, que consiguió eludir la ley municipal que prohíbe este tipo de carteles al convertirse en un icono, sobre todo tras protagonizar una escena en 'El día de la Bestia', de Álex de la Iglesia. La Comunidad lo declaró en 2016 Bien de Interés Cultural, la máxima protección regionalAtención cinéfilos: se puede dormir en la habitación que da al cartel de Schweppes.