Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Esperar la vuelta a casa bajo el techo de una chabola
9 fotos

Esperar la vuelta a casa bajo el techo de una chabola

En el parque de la Virgen Blanca, al abrigo del hospital Clínico y el Museo de América, se levantan una decena de chamizos construidos con plásticos impermeables, madera y colchones

  • Virgul, inmigrante de Turquía, lava la ropa en un baño junto a su chabola, en el parque de la Virgen Blanca.
    1Virgul, inmigrante de Turquía, lava la ropa en un baño junto a su chabola, en el parque de la Virgen Blanca.
  • Sebidang espera sentada a que Virgul, su suegra, termine de enjuagar los cubiertos para poder almorzar bajo los pinos del parque.
    2Sebidang espera sentada a que Virgul, su suegra, termine de enjuagar los cubiertos para poder almorzar bajo los pinos del parque.
  • Virgul destapa los aperos de cocina y revisa con cuidado los pocos alimentos que hay sobre la mesa: una docena de huevos, media sandía y unos yogures.
    3Virgul destapa los aperos de cocina y revisa con cuidado los pocos alimentos que hay sobre la mesa: una docena de huevos, media sandía y unos yogures.
  • Tarful, hijo de Virgul, posa junto a su madre frente a las dos chabolas en las que viven.
    4Tarful, hijo de Virgul, posa junto a su madre frente a las dos chabolas en las que viven.
  • Cuando necesitan asearse, los tres acuden a unos baños públicos “que están muy lejos” —no conocen el barrio— y cuando enferman, explican, les atienden en el hospital que tienen como vecino.
    5Cuando necesitan asearse, los tres acuden a unos baños públicos “que están muy lejos” —no conocen el barrio— y cuando enferman, explican, les atienden en el hospital que tienen como vecino.
  • Virgul, desenfocada en primer plano. Al fondo, otras tiendas donde duermen una veintena de inmigrantes, la mayoría procedentes de Rumanía.
    6Virgul, desenfocada en primer plano. Al fondo, otras tiendas donde duermen una veintena de inmigrantes, la mayoría procedentes de Rumanía.
  • Sebidang, sentada en su cama, se anuda un pañuelo en la cabeza. Según asegura, nadie ha ido a preguntarles si necesitaban ayuda.
    7Sebidang, sentada en su cama, se anuda un pañuelo en la cabeza. Según asegura, nadie ha ido a preguntarles si necesitaban ayuda.
  • “Es muy duro. Nadie nos ayuda. Quiero volver a mi país pero aún tenemos que ahorrar más para comprar los billetes”, relata Tarful.
    8“Es muy duro. Nadie nos ayuda. Quiero volver a mi país pero aún tenemos que ahorrar más para comprar los billetes”, relata Tarful.
  • Uno de los muchos carros aparcados en el pequeño asentamiento, cargados de trastos; restos de quincalla que se entremezcla dentro de varias bolsas de plásticos.
    9Uno de los muchos carros aparcados en el pequeño asentamiento, cargados de trastos; restos de quincalla que se entremezcla dentro de varias bolsas de plásticos.

Más información