Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Geocaching’, en busca del tesoro

Hacemos junto a un grupo de niños un recorrido buscando cachés por la zona de El Escorial (Madrid). Una aventura que hace más divertidas las caminatas de los más pequeños con la ayuda de la tecnología

  • ¿Tienes unos hijos perezosos a los que no les gusta dar paseos y menos por el campo con tantos bichos? Gracias al  Geocaching,  los niños te pedirán salir a buscar tesoros por la ciudad, por el pueblo, por la playa... Hay más de dos millones de geocachés (cajas con objetos escondidas por otros jugadores) repartidos por todo el mundo, y miles de 'enganchados' a este juego en todo el mundo. En la imagen, un geocaché que te puedes encontrar en una de tus rutas.
    1¿Tienes unos hijos perezosos a los que no les gusta dar paseos y menos por el campo con tantos bichos? Gracias al Geocaching, los niños te pedirán salir a buscar tesoros por la ciudad, por el pueblo, por la playa... Hay más de dos millones de geocachés (cajas con objetos escondidas por otros jugadores) repartidos por todo el mundo, y miles de 'enganchados' a este juego en todo el mundo. En la imagen, un geocaché que te puedes encontrar en una de tus rutas.
  • Lo primero que hay que hacer es abrir una cuenta en  www.geocaching.com,  es gratuito y tardarás muy pocos minutos. Lo siguiente es tener a mano un móvil con dispositivo GPS. A continuación elegimos el geocaché que queremos encontrar y seguimos las indicaciones hasta su ubicación.
    2Lo primero que hay que hacer es abrir una cuenta en www.geocaching.com, es gratuito y tardarás muy pocos minutos. Lo siguiente es tener a mano un móvil con dispositivo GPS. A continuación elegimos el geocaché que queremos encontrar y seguimos las indicaciones hasta su ubicación.
  • La aplicación móvil te informa de la dificultad del geocaché, el tipo de terreno y el tamaño del tesoro. También podemos encontrar pistas de dónde está escondido, si nos estamos acercando.
    3La aplicación móvil te informa de la dificultad del geocaché, el tipo de terreno y el tamaño del tesoro. También podemos encontrar pistas de dónde está escondido, si nos estamos acercando.
  • Tras pasarnos un buen rato buscando el tesoro, al final lo encontramos debajo de una piedra, bien escondido y envuelto en una bolsa hermética que lo protege de la humedad para evitar que su interior se deteriore.
    4Tras pasarnos un buen rato buscando el tesoro, al final lo encontramos debajo de una piedra, bien escondido y envuelto en una bolsa hermética que lo protege de la humedad para evitar que su interior se deteriore.
  • En esta ocasión, los niños no han tenido suerte: el tesoro contenía tres paquetes de pañuelos, una tarjeta de visita, un llavero y un pequeño muñeco. Cada geocaché tiene una hoja de registro donde indicaremos la fecha en la que lo hemos encontrado y nuestro nombre de usuario. Tras apuntarlo todo, también lo registramos 'online', y podemos hacer algún comentario. Lo siguiente es dejar el tesoro en el mismo sitio donde lo encontramos, bien escondido.
    5En esta ocasión, los niños no han tenido suerte: el tesoro contenía tres paquetes de pañuelos, una tarjeta de visita, un llavero y un pequeño muñeco. Cada geocaché tiene una hoja de registro donde indicaremos la fecha en la que lo hemos encontrado y nuestro nombre de usuario. Tras apuntarlo todo, también lo registramos 'online', y podemos hacer algún comentario. Lo siguiente es dejar el tesoro en el mismo sitio donde lo encontramos, bien escondido.
  • Continuamos con nuestra búsqueda del tesoro. El siguiente geocaché se encuentra a unos 300 metros, entre rocas y cuestas bastante empinadas. Para evitar perdernos, en todo momento seguimos las indicaciones del GPS.
    6Continuamos con nuestra búsqueda del tesoro. El siguiente geocaché se encuentra a unos 300 metros, entre rocas y cuestas bastante empinadas. Para evitar perdernos, en todo momento seguimos las indicaciones del GPS.
  • Hemos dado con un geocaché dificil de encontrar. Las pistas que nos da la aplicación son bastantes confusas y hemos tardado más de 30 minutos en localizar el tesoro.
    7Hemos dado con un geocaché dificil de encontrar. Las pistas que nos da la aplicación son bastantes confusas y hemos tardado más de 30 minutos en localizar el tesoro.
  • En esta ocasión, el geocaché está lleno de juguetes y cartas de Pókemon. Tras valorar el contenido, los niños deciden no hacer intercambio, prefieren esperar a encontrar otro tesoro con juguetes más chulos.
    8En esta ocasión, el geocaché está lleno de juguetes y cartas de Pókemon. Tras valorar el contenido, los niños deciden no hacer intercambio, prefieren esperar a encontrar otro tesoro con juguetes más chulos.
  • Tras apuntar en la hoja de registro nuestro usuario y la fecha de búsqueda, volvemos a dejar el geocaché en el mismo sitio que lo encontramos, bien escondido y atentos para que ninguna persona ajena al juego pueda encontrarlo.
    9Tras apuntar en la hoja de registro nuestro usuario y la fecha de búsqueda, volvemos a dejar el geocaché en el mismo sitio que lo encontramos, bien escondido y atentos para que ninguna persona ajena al juego pueda encontrarlo.
  • Vamos en busca de nuestro siguiente objetivo. En todo momento, seguimos las indicaciones de la aplicación que nos da pistas de la distancia y de la dificultad del geocaché.
    10Vamos en busca de nuestro siguiente objetivo. En todo momento, seguimos las indicaciones de la aplicación que nos da pistas de la distancia y de la dificultad del geocaché.
  • En este nuevo geocaché, el usuario que ha escondido el tesoro ha dejado una pista en la aplicación, es una foto que se puede ver en el móvil. Los niños se ponen muy contentos porque las imágenes ayudan bastante en el rastreo del tesoro.
    11En este nuevo geocaché, el usuario que ha escondido el tesoro ha dejado una pista en la aplicación, es una foto que se puede ver en el móvil. Los niños se ponen muy contentos porque las imágenes ayudan bastante en el rastreo del tesoro.
  • ¡Ya lo hemos encontrado! Para evitarnos sustos, es mejor utilizar palos para mover los cachés y así espántamos a los bichos que se puedan encontrar en los escondites.
    12¡Ya lo hemos encontrado! Para evitarnos sustos, es mejor utilizar palos para mover los cachés y así espántamos a los bichos que se puedan encontrar en los escondites.
  • ¡Por fin hemos dado con el tesoro deseado! Las normas del juego son claras, si queremos quedarnos con alguno de los tesoros encontrados, hay que cambiarlo por algún objeto que nosotros llevemos de un valor similar. Así se evitará que el caché se quede vacío con el paso del tiempo.
    13¡Por fin hemos dado con el tesoro deseado! Las normas del juego son claras, si queremos quedarnos con alguno de los tesoros encontrados, hay que cambiarlo por algún objeto que nosotros llevemos de un valor similar. Así se evitará que el caché se quede vacío con el paso del tiempo.
  • Tras esconder el geocaché entre ramas y piedras, damos por terminada la aventura. Hemos conseguido nuestro objetivo: que el grupo de niños camine unas dos horas sin parar, además, de pasar un buen rato.
    14Tras esconder el geocaché entre ramas y piedras, damos por terminada la aventura. Hemos conseguido nuestro objetivo: que el grupo de niños camine unas dos horas sin parar, además, de pasar un buen rato.