Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Adnan Khashoggi, el traficante de armas que reinó en la noche marbellí

Durante los setenta y ochenta fue considerado el hombre más rico del mundo y se codeaba con los más influyentes del planeta ya fueran financieros, principes, reyes o jefes de Estado

Adnan Khashoggi junto a su mujer Lamia, en la gala de la Cruz Roja de Montecarlo en julio de 2016.
Adnan Khashoggi junto a su mujer Lamia, en la gala de la Cruz Roja de Montecarlo en julio de 2016. Cordon Press

Adnan Khashoggi, el multimillonario saudí que amasó una inmensa fortuna como mediador en las ventas de armas entre Occidente y Oriente Medio en las décadas de los setenta y ochenta, ha fallecido este martes en el hospital de St. Thomas de Londres, después de una larga estancia ingresado. La noticia la ha confirmado su amigo y biógrafo Roberto Tumbarello al diario italiano Corriere Della Sera. Khashoggi, que en el próximo mes de julio habría cumplido 82 años, fue también una figura imprescindible de los años dorados de la Marbella más extravagante y divertida, en la que se sucedían las fiestas, el derroche y la exhibición del lujo de los ricos del planeta, muchos de ellos árabes. Su yate Nabila atracaba en Puerto Banús cada verano y todo el mundo quería ser invitado a sus fiestas, que eran siempre las más exclusivas y codiciadas de la noche marbellí.

Adnan Khashoggi nació en La Meca, donde su padre era uno de los médicos de la familia real saudí. Se graduó en Economía en la prestigiosa Universidad de Stanford en California y su actividad empresarial le hizo conocer a personas influyentes de todo el planeta, entre ellas importantes financieros, príncipes, reyes y presidentes de Gobierno, como Nixon o el propio rey Juan Carlos. Entre los años setenta y ochenta llegó a ser considerado el hombre más rico del mundo, con una fortuna estimada en más de 40.000 millones de dólares.

Adnan Khashoggi, segundo por la izquierda, durante una cena en 1992.
Adnan Khashoggi, segundo por la izquierda, durante una cena en 1992. Cordon Press

Después llegó su caída, en la que influyeron diversos escándalos y también de forma determinante su encarcelamiento en Estados Unidos, donde terminó en la cárcel por ayudar a su amigo el exdictador filipino Ferdinand Marcos a esconder cerca de cien millones de dólares que había robado de las arcas públicas de su país cuando se exilió a Hawái con su esposa, Imelda Marcos, en 1986. A pesar de que fue totalmente absuelto por un tribunal de EE UU, su inactividad obligatoria la aprovecharon otros hombres de negocios árabes para dejarle fuera de juego, situación que le obligó a deshacerse de muchas de sus propiedades, entre ellas el Nabila, el barco que fue considerado el más bello del Mediterráneo y que entonces se lo compró Donald Trump después de conseguir un sabroso descuento.

Desde hace años, Kashoggi había abandonado casi toda actividad pública a causa de sus graves problemas de corazón. El año pasado su estado de salud se agravó tras sufrir un derrame cerebral que le obligó a permanecer en silla de ruedas. Tuvo dos mujeres, la primera fue la inglesa Sandra Daly que adoptó al casarse el nombre de Soraya y con la que tuvo cuatro hijos: Nabila, Mohamed, Omar y Khaled Hussein. Después se casó, también por el rito musulmán, con la italiana Laura Biancolini, que se convirtió al islam bajo el nombre de Lamia y con quien tuvo a su hijo Alí. Adnan Khashoggi era tío de Dodi Al Fayed, hijo de su hermana Samiha, que murió en París en accidente de coche junto a la princesa Diana, con quien mantenía una relación sentimental, hace ahora 20 años.