Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tatuajes gratis para ocultar la cicatriz de la cesárea

Un estudio en China realiza diseños para cualquier madre que lo desee

  • La hija mayor de Grace Yuan tiene tres años y mira la cicatriz en la barriga de su madre, debido a una cesárea. Un artista se la está tapando con un tatuaje en el local Samurai Tattoo en Shanghai, China.
    1La hija mayor de Grace Yuan tiene tres años y mira la cicatriz en la barriga de su madre, debido a una cesárea. Un artista se la está tapando con un tatuaje en el local Samurai Tattoo en Shanghai, China. REUTERS
  • Kiki tiene 25 años y es madre de un niño de cinco. Muestra su nuevo tatuaje sobre la cicatriz de su cesárea. "Es mi quinto tatuaje. Me gustan las flores", asegura.
    2Kiki tiene 25 años y es madre de un niño de cinco. Muestra su nuevo tatuaje sobre la cicatriz de su cesárea. "Es mi quinto tatuaje. Me gustan las flores", asegura. REUTERS
  • Shi Hailei tiene 32 años y es el encargado de diseñar los tatuajes en la tienda Samurai Tattoo en Shanghai, China.
    3Shi Hailei tiene 32 años y es el encargado de diseñar los tatuajes en la tienda Samurai Tattoo en Shanghai, China. REUTERS
  • Grace Yuan muestra su nuevo tatuaje: "Ahora me siento más segura conmigo misma. El tatuaje me ha ayudado mucho. Puedo bailar, por ejemplo, sin preocuparme", asegura esta mujer.
    4Grace Yuan muestra su nuevo tatuaje: "Ahora me siento más segura conmigo misma. El tatuaje me ha ayudado mucho. Puedo bailar, por ejemplo, sin preocuparme", asegura esta mujer. REUTERS
  • Tras el diseño, Shi Hailei se encarga de tatuarlo sobre la piel.
    5Tras el diseño, Shi Hailei se encarga de tatuarlo sobre la piel. REUTERS
  • Wang Ruoyu tiene 37 años y es madre de un joven de 16 años. "Me gustan las cosas bonitas que me hacen sentir bien. He elegido para mi tatuaje una corona con alas porque me gusta. Está muy bien", asegura.
    6Wang Ruoyu tiene 37 años y es madre de un joven de 16 años. "Me gustan las cosas bonitas que me hacen sentir bien. He elegido para mi tatuaje una corona con alas porque me gusta. Está muy bien", asegura. REUTERS
  • Eason Zhou, de 28 años y madre de un niño de cinco, sujeta unos pantalones cortos delante del espejo. Zhou se enfrentó a una cesárea debido a un embarazo prolongado.
    7Eason Zhou, de 28 años y madre de un niño de cinco, sujeta unos pantalones cortos delante del espejo. Zhou se enfrentó a una cesárea debido a un embarazo prolongado. REUTERS
  • Zhou, en el momento de elegir el diseño para su tatuaje.
    8Zhou, en el momento de elegir el diseño para su tatuaje. REUTERS
  • Kiki: "Este es mi quinto tatuaje. Me gustan las flores en mis piernas y hombros. Es adictivo". En su caso, esta mujer eligió libremente someterse a una cesárea porque no quería sufrir el dolor de un parto natural.
    9Kiki: "Este es mi quinto tatuaje. Me gustan las flores en mis piernas y hombros. Es adictivo". En su caso, esta mujer eligió libremente someterse a una cesárea porque no quería sufrir el dolor de un parto natural. REUTERS
  • El estudio Samurai Tattoo de Shanghai, China.
    10El estudio Samurai Tattoo de Shanghai, China. REUTERS
  • Li Ling, de 34 años y madre de un niño de seis, enseña su nuevo tatuaje. "Al final de mi embarazo, siempre tenía hambre. Comía y comía. Por esta causa, mi hijo creció demasiado como para tener un parto natural", asegura.
    11Li Ling, de 34 años y madre de un niño de seis, enseña su nuevo tatuaje. "Al final de mi embarazo, siempre tenía hambre. Comía y comía. Por esta causa, mi hijo creció demasiado como para tener un parto natural", asegura. REUTERS
  • Tatuaje de una flor para cubrir la cicatriz de la tripa de Kiki.
    12Tatuaje de una flor para cubrir la cicatriz de la tripa de Kiki. REUTERS
  • Grace Yuan enseña baile en Kushan, cerca de Shanghai (China). Su hija de tres años pensaba que la cicatriz era fea, por lo que Yuan se la tapó con un tatuaje.
    13Grace Yuan enseña baile en Kushan, cerca de Shanghai (China). Su hija de tres años pensaba que la cicatriz era fea, por lo que Yuan se la tapó con un tatuaje. REUTERS