Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho libros viajeros

Las cosas no andan boyantes en este género literario pero siempre se puede dar con títulos recientes que invitan a leer viajando y viajar leyendo

  • La obra definitiva para entender la actual crisis de la literatura de viajes, del escritor de libros de viajes y del viaje en general. El autor persigue la búsqueda de un viaje original constatando que el deseo de viajar sigue ahí pero el objeto de ese deseo ha dejado de existir. “Se hace el equipaje pero no hay ningún sitio adonde ir”. El mundo entero es una instalación turística llena de imitaciones. Así que decide probar suerte en un viaje al límite en Papúa Nueva Guinea. En el camino, complejos turísticos dignos de J. G. Ballard en Dubái o un “spa de colon” en Bangkok. Asombroso, esclarecedor y divertidísimo.
    1'El turista desnudo', de Lawrence Osborne (Gatopardo) La obra definitiva para entender la actual crisis de la literatura de viajes, del escritor de libros de viajes y del viaje en general. El autor persigue la búsqueda de un viaje original constatando que el deseo de viajar sigue ahí pero el objeto de ese deseo ha dejado de existir. “Se hace el equipaje pero no hay ningún sitio adonde ir”. El mundo entero es una instalación turística llena de imitaciones. Así que decide probar suerte en un viaje al límite en Papúa Nueva Guinea. En el camino, complejos turísticos dignos de J. G. Ballard en Dubái o un “spa de colon” en Bangkok. Asombroso, esclarecedor y divertidísimo.
  • La autora narra, velándola apenas con ropajes de novela, su peripecia real, la de una mujer francesa que viaja a Kodiak, en Alaska, para cumplir su sueño de embarcar en la flota de pesca y vivir con intensidad la durísima experiencia. Diez años pescando como trabajadora ilegal el bacalao negro, el arenque, el fletán o cangrejos como parte de tripulaciones masculinas que no están para tonterías. Una descripción impresionante de las gentes y los parajes de ese lugar extremo, con el aliento literario de un Jack London. La viajera Poulain (Lili en el relato) perdió un dedo y ahora pastorea en el Pirineo.
    2'Allí donde se acaba el mundo', de Catherine Poulain (Lumen) La autora narra, velándola apenas con ropajes de novela, su peripecia real, la de una mujer francesa que viaja a Kodiak, en Alaska, para cumplir su sueño de embarcar en la flota de pesca y vivir con intensidad la durísima experiencia. Diez años pescando como trabajadora ilegal el bacalao negro, el arenque, el fletán o cangrejos como parte de tripulaciones masculinas que no están para tonterías. Una descripción impresionante de las gentes y los parajes de ese lugar extremo, con el aliento literario de un Jack London. La viajera Poulain (Lili en el relato) perdió un dedo y ahora pastorea en el Pirineo.
  • Curioso y estimulante experimento de Del Giudice: nos explica su expedición a la Antártida en 1990 y a la vez recrea otras dos históricas al continente blanco mucho menos conocidas que las británicas o noruegas, la italoargentina encabezada por Giacomo Bove de 1882 y la belga capitaneada por Adrien de Gerlache de Gomery en 1897-1899. Para acabar de liarla, el autor se inventa otra visita suya en 2007, pero la panorámica sobre esas regiones es, sí, escalofriante. A destacar los pasajes sobre los pingüinos, cuya gran pasión, cuenta el autor, era visitar a los perros de la expedición, con los que intentaban trabar conversación, fútilmente.
    3'Horizonte móvil', de Daniele Del Giudice (Ático de los Libros) Curioso y estimulante experimento de Del Giudice: nos explica su expedición a la Antártida en 1990 y a la vez recrea otras dos históricas al continente blanco mucho menos conocidas que las británicas o noruegas, la italoargentina encabezada por Giacomo Bove de 1882 y la belga capitaneada por Adrien de Gerlache de Gomery en 1897-1899. Para acabar de liarla, el autor se inventa otra visita suya en 2007, pero la panorámica sobre esas regiones es, sí, escalofriante. A destacar los pasajes sobre los pingüinos, cuya gran pasión, cuenta el autor, era visitar a los perros de la expedición, con los que intentaban trabar conversación, fútilmente.
  • Tengo una pasión inconfesable por la Schwarzenbach, la viajera más triste del mundo así que no puedo dejar de incluir aquí este librito -una inédita reescritura de La muerte en Persia- que significa un reencuentro con la gran voz anhelante y sufriente de la conocida como “el ángel devastado”. Damasco, donde las fuentes beben siempre a la luz de la luna, Persépolis, Biblos, Babilonia, y Annemarie en vena (¡!), ¿qué más le puedes pedir a un viaje? Por alusiones, añadamos 'La tierra de los sherpas', el relato sobre Nepal de su compañera de viaje en Afganistán Ella Maillart que edita por primera vez en España, con fotos de la autora, Tushita.
    4'El valle feliz', de Annemarie Schwarzenbach (La Línea del Horizonte) Tengo una pasión inconfesable por la Schwarzenbach, la viajera más triste del mundo así que no puedo dejar de incluir aquí este librito -una inédita reescritura de La muerte en Persia- que significa un reencuentro con la gran voz anhelante y sufriente de la conocida como “el ángel devastado”. Damasco, donde las fuentes beben siempre a la luz de la luna, Persépolis, Biblos, Babilonia, y Annemarie en vena (¡!), ¿qué más le puedes pedir a un viaje? Por alusiones, añadamos 'La tierra de los sherpas', el relato sobre Nepal de su compañera de viaje en Afganistán Ella Maillart que edita por primera vez en España, con fotos de la autora, Tushita.
  • Un libro inclasificable nacido de una obsesión. El sevillano Gonzalez-Cotta nos lleva a lomos de esta obra monumental, homérica y detalladísima, de 630 páginas, a la península de Galípoli donde en 1915 tuvo lugar una de las batallas más inútiles y salvajes de la Primera Guerra Mundial. Con una atención poco habitual a los combatientes turcos (normalmente secundarios ante las mucho más fotogénicas tropas Anzac de neozelandeses y australianos), el autor recorre pormenorizadamente las trincheras, los cementerios y memoriales reviviendo los viejos fantasmas. A destacar las páginas sobre The Neck, lugar mítico del 'sprint' de los Anzac (incluido Mel Gibson) contra la muerte.
    5'Viaje por Galípoli', de Javier Gonzalez-Cotta (Pre-Textos) Un libro inclasificable nacido de una obsesión. El sevillano Gonzalez-Cotta nos lleva a lomos de esta obra monumental, homérica y detalladísima, de 630 páginas, a la península de Galípoli donde en 1915 tuvo lugar una de las batallas más inútiles y salvajes de la Primera Guerra Mundial. Con una atención poco habitual a los combatientes turcos (normalmente secundarios ante las mucho más fotogénicas tropas Anzac de neozelandeses y australianos), el autor recorre pormenorizadamente las trincheras, los cementerios y memoriales reviviendo los viejos fantasmas. A destacar las páginas sobre The Neck, lugar mítico del 'sprint' de los Anzac (incluido Mel Gibson) contra la muerte.
  • Para culminar su visita a Socotra, la legendaria isla de Simbad en el ïndico, frente a las costas del Cuerno de África, que ya produjo 'Socotra, la isla de los genios', uno de sus mejores trabajos, Jordi Esteva ha publicado también en Atalanta este otro libro, complementario, que une texto, fotografía de gran formato y un DVD con el documental que rodó allí. El volumen, bellísimo, es una excelente muestra de la variedad de palos artísticos que domina Esteva y marca un interesante camino multimedia para el género de la literatura de viajes. Una maravilla poder adentrarse visualmente en esos parajes de leyenda, que albergan, es sabido, tantos brujos.
    6'Socotra, la isla de los genios', de Jordi Esteva (Atalanta) Para culminar su visita a Socotra, la legendaria isla de Simbad en el ïndico, frente a las costas del Cuerno de África, que ya produjo 'Socotra, la isla de los genios', uno de sus mejores trabajos, Jordi Esteva ha publicado también en Atalanta este otro libro, complementario, que une texto, fotografía de gran formato y un DVD con el documental que rodó allí. El volumen, bellísimo, es una excelente muestra de la variedad de palos artísticos que domina Esteva y marca un interesante camino multimedia para el género de la literatura de viajes. Una maravilla poder adentrarse visualmente en esos parajes de leyenda, que albergan, es sabido, tantos brujos.
  • He de confesar una flaqueza por el angloargentino Hudson, tan enamorado de la vida y de los pájaros y además alabado por Conrad. Días de ocio en la Patagonia no es –como se puede colegir por el título- la crónica de un gran viaje o de una efervescente aventura y sin embargo resulta una delicia. El autor tenía muchas ganas de recorrer la Patagonia pero una vez allí se le disparó accidentalmente un revólver en la rodilla y no pudo adentrarse en la región como hubiera querido. Ello no fue óbice para que viviera un episodio calcado de 'Lord Jim', compartiera lecho con una fea víbora de la cruz, observara al ñacurutú y bebiera de la copa “a la vez dulce y amarga” de lo salvaje.
    7'Días de ocio en la Patagonia', de William H. Hudson (La Línea del Horizonte) He de confesar una flaqueza por el angloargentino Hudson, tan enamorado de la vida y de los pájaros y además alabado por Conrad. Días de ocio en la Patagonia no es –como se puede colegir por el título- la crónica de un gran viaje o de una efervescente aventura y sin embargo resulta una delicia. El autor tenía muchas ganas de recorrer la Patagonia pero una vez allí se le disparó accidentalmente un revólver en la rodilla y no pudo adentrarse en la región como hubiera querido. Ello no fue óbice para que viviera un episodio calcado de 'Lord Jim', compartiera lecho con una fea víbora de la cruz, observara al ñacurutú y bebiera de la copa “a la vez dulce y amarga” de lo salvaje.
  • Kessel, 'larger than life', viajero, soldado, aviador, resistente, corresponsal, autor de 'Los jinetes' y 'El león', aventurero donde los haya, escribió en 1927 este librito sobre una Siria convulsionada por la guerra civil. Eran otros tiempos, los del mandato francés, pero la sensación al leerlo es terriblemente actual -“¿Quién explicaría quiénes combaten y porqué lo hacen?”- . De “la espantosa complejidad que reina en Siria”, Kessel, que llega a volar sobre Deraa y Palmira, nos ofrece los retratos de los miembros de la Legión Extranjera, los meharistas del capitán Muller que inspiró a Pierre Benoit, y los feroces escuadrones cherqueses de Colet, “cuya vida es epopeya”.
    8'En Siria', de Joseph Kessel (Confluencias) Kessel, 'larger than life', viajero, soldado, aviador, resistente, corresponsal, autor de 'Los jinetes' y 'El león', aventurero donde los haya, escribió en 1927 este librito sobre una Siria convulsionada por la guerra civil. Eran otros tiempos, los del mandato francés, pero la sensación al leerlo es terriblemente actual -“¿Quién explicaría quiénes combaten y porqué lo hacen?”- . De “la espantosa complejidad que reina en Siria”, Kessel, que llega a volar sobre Deraa y Palmira, nos ofrece los retratos de los miembros de la Legión Extranjera, los meharistas del capitán Muller que inspiró a Pierre Benoit, y los feroces escuadrones cherqueses de Colet, “cuya vida es epopeya”.

Más información