Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gran cronista boricua

Desde su casa en Guaynabo, Edgardo Rodríguez Julía continúa diseccionado la realidad

  • El estudio de Rodríguez Juliá se encuentra en la tercera planta de su apartamento.
    1El estudio de Rodríguez Juliá se encuentra en la tercera planta de su apartamento.
  • Como profesor Rodríguez Juliá trata de enseñar "cómo está hecha una buena obra, el desarrollo de este oficio, porque uno no aprende a escribir así como así".
    2Como profesor Rodríguez Juliá trata de enseñar "cómo está hecha una buena obra, el desarrollo de este oficio, porque uno no aprende a escribir así como así".
  • El autor de la crónica 'Peloteros' tiene una colección de gorros y pelotas en su despacho. "El beisbol es un buen instrumento para entender el ideario y la cultura de las Antillas", afirma.
    3El autor de la crónica 'Peloteros' tiene una colección de gorros y pelotas en su despacho. "El beisbol es un buen instrumento para entender el ideario y la cultura de las Antillas", afirma.
  • En su estudio, Edgardo Rodríguez Juliá siempre tiene el diccionario a mano y un cuadro de Rafael Ferrer cerca.
    4En su estudio, Edgardo Rodríguez Juliá siempre tiene el diccionario a mano y un cuadro de Rafael Ferrer cerca.
  • Las cámaras fotográficas Leica de Edgardo Rodríguez Juliá están repartidas por las estanterías de su estudio.
    5Las cámaras fotográficas Leica de Edgardo Rodríguez Juliá están repartidas por las estanterías de su estudio.
  • En su próximo libro de crónicas, Rodríguez Juliá se centra, con humor y ojo de sociólogo, en los llamados 'guaynabitos', los habitantes del municipio de Guaynabo donde el escritor reside.
    6En su próximo libro de crónicas, Rodríguez Juliá se centra, con humor y ojo de sociólogo, en los llamados 'guaynabitos', los habitantes del municipio de Guaynabo donde el escritor reside.
  • 7