Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Planeta Futuro

No hay tregua para nacer en Gaza

El número de prematuros se ha duplicado desde el comienzo de la escalada de violencia en la Franja. Los médicos reclaman más medios y advierten de que el estrés adelanta los partos

  • Hala nació prematuramente y permanece en una incubadora en la maternidad del hospital de Al-Shifa, en Gaza, que fue atacado solo tres días después de que esta imagen fuera tomada. Hala vino al mundo en la semana 33 de embarazo y pesaba solo 1,7 kilogramos. El número de bebés prematuros ha aumentado desde que empezó el conflicto, por lo que urge que el hospital sea reconstruido pronto, así como material y personal médico, advierte Save the Children.
    1Más prematuros Hala nació prematuramente y permanece en una incubadora en la maternidad del hospital de Al-Shifa, en Gaza, que fue atacado solo tres días después de que esta imagen fuera tomada. Hala vino al mundo en la semana 33 de embarazo y pesaba solo 1,7 kilogramos. El número de bebés prematuros ha aumentado desde que empezó el conflicto, por lo que urge que el hospital sea reconstruido pronto, así como material y personal médico, advierte Save the Children. SAVE THE CHILDREN
  • Omar, de 18 años, estaba en el mercado Shishaya con unos amigos cuando fue alcanzado por un proyectil. Dos de sus colegas murieron en la explosión. Él tiene metralla en su brazo roto, del que está siendo tratado en el hospital de Al Awda en Jabalyia, al norte de la Franja de Gaza. Save the Children está distribuyendo suministros a las clínicas y hospitales que, además, están sufriendo ataques. Al menos 24 centros de salud han sido destruidos o dañados a causa de los bombardeos, y ahora necesitan ser reparados o reconstruidos.
    2Aumentan las víctimas Omar, de 18 años, estaba en el mercado Shishaya con unos amigos cuando fue alcanzado por un proyectil. Dos de sus colegas murieron en la explosión. Él tiene metralla en su brazo roto, del que está siendo tratado en el hospital de Al Awda en Jabalyia, al norte de la Franja de Gaza. Save the Children está distribuyendo suministros a las clínicas y hospitales que, además, están sufriendo ataques. Al menos 24 centros de salud han sido destruidos o dañados a causa de los bombardeos, y ahora necesitan ser reparados o reconstruidos. SAVE THE CHILDREN
  • Ashour lleva en brazos a su hija de nueve años hasta una cama de urgencias del hospital. La familia fue evacuada de su casa y se refugió en una escuela de la ONU. La pequeña vio bombardeos cerca y se rompió el brazo cuando cayó mientras intentaba huir.
    3El conflicto y los niños Ashour lleva en brazos a su hija de nueve años hasta una cama de urgencias del hospital. La familia fue evacuada de su casa y se refugió en una escuela de la ONU. La pequeña vio bombardeos cerca y se rompió el brazo cuando cayó mientras intentaba huir. SAVE THE CHILDREN
  • En el área de maternidad del hospital hace falta más instrumental para atender los partos, que debido a las complicaciones y el aumento de prematuros, muchas veces requieren cesáreas. El doctor Yousif Al Swaiti, director del hospital Al Awda, asegura que el centro está funcionando a plena capacidad para hacer frente a la creciente demanda en servicios médicos. El personal ya ha trabajado más de 1.000 horas de horas extras.
    41.000 horas extras En el área de maternidad del hospital hace falta más instrumental para atender los partos, que debido a las complicaciones y el aumento de prematuros, muchas veces requieren cesáreas. El doctor Yousif Al Swaiti, director del hospital Al Awda, asegura que el centro está funcionando a plena capacidad para hacer frente a la creciente demanda en servicios médicos. El personal ya ha trabajado más de 1.000 horas de horas extras. SAVE THE CHILDREN
  • Alaa, de 26 años, antes de una intervención por cesárea en la semana 37 de embarazo. "El departamento de maternidad está recibiendo todos los casos desde el norte de Gaza. Hemos sido testigos de muchos nacimientos prematuros como resultado del miedo y trastornos psicológicos causados por la ofensiva militar. El número de casos de partos antes de tiempo se ha duplicado desde el inicio del conflicto en comparación a la cifra antes de la escalda de violencia", asegura el doctor Yousif Al Swaiti, director del hospital Al Awda.
    5El efecto del miedo Alaa, de 26 años, antes de una intervención por cesárea en la semana 37 de embarazo. "El departamento de maternidad está recibiendo todos los casos desde el norte de Gaza. Hemos sido testigos de muchos nacimientos prematuros como resultado del miedo y trastornos psicológicos causados por la ofensiva militar. El número de casos de partos antes de tiempo se ha duplicado desde el inicio del conflicto en comparación a la cifra antes de la escalda de violencia", asegura el doctor Yousif Al Swaiti, director del hospital Al Awda. SAVE THE CHILDREN
  • Ahmed Mhanna, el director médico del hospital Al Awda en Jabaliya, al norte de la Franja, escucha junto a médicos y enfermeras del centro el relato de un paciente acerca del bombardeo en el mercado Shishaya.
    6Malas noticias Ahmed Mhanna, el director médico del hospital Al Awda en Jabaliya, al norte de la Franja, escucha junto a médicos y enfermeras del centro el relato de un paciente acerca del bombardeo en el mercado Shishaya. SAVE THE CHILDREN
  • Raeda, de 33 años, se recupera en una cama del hospital Al Awda después de dar a luz a su primer hijo. Es una niña.
    7Nacer en conflicto Raeda, de 33 años, se recupera en una cama del hospital Al Awda después de dar a luz a su primer hijo. Es una niña. SAVE THE CHILDREN
  • Hema, de 23 años, mira a su hija recién nacida que se recupera en una incubadora del hospital de Al-Shifa en Gaza, debido a que nació de manera prematura en la semana 33. La pequeña es la segunda hija de Hema,
    8¿Qué futuro? Hema, de 23 años, mira a su hija recién nacida que se recupera en una incubadora del hospital de Al-Shifa en Gaza, debido a que nació de manera prematura en la semana 33. La pequeña es la segunda hija de Hema, SAVE THE CHILDREN
  • Sahar, de 31 años, realiza respiraciones profundas ante el dolor creciente de sus contracciones. El bebé de Sahar se ha adelantado a la fecha en la que le tocaba nacer y la madre acudió al hospital para dar a luz. Debido al incremento de prematuros en épocas de guerra, el personal de Al-Shifa reclama más médicos para hacer frente y tratar la afluencia de heridos que llegan, incluyendo neurocirujanos, anestesistas, cirujanos plásticos y generales, y especialistas en ortopedia, así como equipos médicos y de cirugía y suministros esenciales.
    9No toca, pero ya viene Sahar, de 31 años, realiza respiraciones profundas ante el dolor creciente de sus contracciones. El bebé de Sahar se ha adelantado a la fecha en la que le tocaba nacer y la madre acudió al hospital para dar a luz. Debido al incremento de prematuros en épocas de guerra, el personal de Al-Shifa reclama más médicos para hacer frente y tratar la afluencia de heridos que llegan, incluyendo neurocirujanos, anestesistas, cirujanos plásticos y generales, y especialistas en ortopedia, así como equipos médicos y de cirugía y suministros esenciales. SAVE THE CHILDREN
  • Rana, de 25 años, tuvo a su primer hijo por cesárea pocos días después de que su barrio fuera bombardeado durante la incursión terrestre del ejército israelí en la Franja de Gaza. La madre tiene miedo, pero solo dos horas después del parto, dice que volverá a su casa.
    10Volver a casa Rana, de 25 años, tuvo a su primer hijo por cesárea pocos días después de que su barrio fuera bombardeado durante la incursión terrestre del ejército israelí en la Franja de Gaza. La madre tiene miedo, pero solo dos horas después del parto, dice que volverá a su casa. SAVE THE CHILDREN
  • Una mujer embaraza mira por la ventana desde la cama de su habitación en el área de maternidad, que da a la morgue. Ella está a punto de dar a luz.
    11Vistas a la morgue Una mujer embaraza mira por la ventana desde la cama de su habitación en el área de maternidad, que da a la morgue. Ella está a punto de dar a luz. SAVE THE CHILDREN