Muchas noticias, poca información sobre Schumacher

Seis meses después del trágico accidente, se desconoce el estado de salud del gran campeón y si algún día podrá llevar una vida normal

Michael Schumacher, ex campeón de Fórmula 1.
Michael Schumacher, ex campeón de Fórmula 1.CORDON

Cuando llegó a Alemania la noticia del grave accidente que sufrió Michael Schumacher mientras esquiaba en la estación francesa de Méribel, el 29 de diciembre pasado, y que hizo temer por su vida, toda la nación se conmovió y el accidente provocó una inédita cobertura mediática que mantuvo en vilo a la población durante semanas. El estado de salud de Schumacher, atrajo incluso la atención de la canciller Angela Merkel, quien dejó saber por intermedio de su portavoz que todo el Gobierno se encontraba “conmovido”. “Esperamos que Michael Schumacher pueda superar las lesiones sufridas”, dijo entonces el portavoz Steffen Seibert al revelar la inquietud que existía en el seno del Ejecutivo germano. “Le deseamos a su esposa, a sus hijos y al resto de su familia fortaleza y apoyo mutuo”, añadió.

La devoción que despertó en Alemania el precario estado de salud de Schumi tiene raíces profundas que se incrustaron en la conciencia colectiva de la nación cuando dos medios alemanes convirtieron al genial piloto de Fórmula 1 en una leyenda en vida. La revista der Spiegel, poco afecta a los halagos, bautizó al excampeón, en el apogeo de su carrera, como un “héroe nacional” mientras que el Bild, famoso por sus titulares agresivos, se inclinó ante el nuevo mesías del deporte germano y le regaló el inédito título de “El alemán perfecto”. Seis meses después del trágico accidente, Alemania sigue conmovida por el estado de salud de Schumacher, pero también todo el país se pregunta con inquietud si el gran campeón podrá algún día llevar una vida normal.

Este aspecto cobró una acuciante actualidad hace dos semanas, cuando Sabine Kehm, la portavoz del excampeón, dio a conocer un comunicado que hizo creer que Schumacher podía estar recuperándose de las graves lesiones. “Michael ha abandonado el hospital de Grenoble para continuar su largo proceso de recuperación. Ya no está en coma”, dijo la portavoz en la nota donde añadía que los Schumacher agradecían al personal del centro hospitalario de Grenoble el trato recibido y las muestras de apoyo recibidas. “Estamos convencidos de que le ha ayudado”, señalaba el comunicado junto con una nueva petición derespeto y privacidad para el piloto y su familia.

Aunque el traslado de Schumacher, desde el hospital de Grenoble hasta la Clínica Universitaria de Vaud (CHUV) en Lausana, se llevó a cabo en medio de una operación que estuvo rodeada de un estricto secreto, pronto se supo que Schumacher había soportado el recorrido de 200 kilómetros con los ojos abiertos y que se comunicaba con el personal que lo atendía, moviendo la cabeza.

Pero el traslado de Schumacher a Lausana revivió las especulaciones en torno a su estado actual. Erich Riederer, un ilustre neurólogo suizo, sentenció desde la página web del portal de noticias suizo 20 Minutes que el excampeón estará marcado para siempre por las huellas del accidente. “Quedará inválido y siempre necesitará la ayuda de terceros”, dijo.

El neurólogo Gary Harstein, quien viene diciendo desde hace dos meses que ya no habrá buenas noticias sobre el estado de Schumacher, fue más radical y afirmó en su blog que su estado de salud seguía siendo crítico. “Ahora se nos dice, con un enfoque triunfalista, que Michael ya no está en coma. Otra cosa habría sido si se hubiera dicho que se iniciaba una fase de rehabilitación, porque tiene problemas de articulación, o porque debe aprender nuevamente a caminar, a leer, a escribir. ¡No! Se nos ha dicho lo que ya sabíamos. Ya no habrá buenas noticias sobre Schumi”, reiteró el médico.

La incertidumbre que reina sobre el estado de salud de Schumi cobró un giro criminal cuando el Bild reveló que un informe médico del Hospital de Grenoble, que podría ofrecer detalles acerca del estado de salud, había sido robado. Los ladrones ofrecieron el documento, un informe de 11 páginas dirigido a los médicos de la Clínica Universitaria de Lausana, a medios alemanes, ingleses y franceses por 60.000 francos suizos, unos 50.000 euros. El robo está siendo investigado por la fiscalía francesa. “La publicación sería solo periodismo sensacionalista sin sustancia y relevancia y una injerencia inaceptable y muy seria de los derechos de privacidad de Michael Schumacher”, sentenció el presidente de la Asociación de Periodistas en Alemania Michael Konken. Aunque la publicación del documento que contienen un diagnóstico del verdadero estado de salud de Schumacher y sugerencias para su rehabilitación, acabaría con las especulaciones sobre la recuperación del gran campeón.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS