Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Heidi Klum celebra el Halloween de 2060

La modelo impresiona con un disfraz de anciana en su fiesta favorita del año

Heidi Klum, a su llegada a la fiesta que organiza cada año por Halloween en Nueva York. Ampliar foto
Heidi Klum, a su llegada a la fiesta que organiza cada año por Halloween en Nueva York.

Es el primer año que Heidi Klum celebra Halloween sin Seal. Si bien la pareja se separó en 2012, el año pasado la modelo canceló su esperadísima fiesta por la tormenta que azotaba por esos días a Nueva York. Pero el debut de su soltería no parece haber influido en la alta calidad de la producción que la top dedica a sus disfraces cada año. Y si antes acostumbraba a disfrazarse a juego con su marido, este año ha aparecido sola en su tradicional fiesta de Halloween: como ella misma, solo que dentro de unos 50 años.

Ataviada como una elegante anciana y con los detalles de maquillaje más inimaginables, la modelo alemana posaba en el asiento trasero de un coche de camino a la celebración anual que organiza para estas fechas. “Feliz Halloween”, tuiteó a modo de pie de foto.

Las manchas de la edad en su piel no podían ser más reales e incluso se asomaban algunos rastros de varices en sus larguísimas y perfectas piernas, que a sus 40 años, mantienen toda la tersura que llevó a la modelo a las pasarelas más cotizadas durante su carrera. Su cara, irreconocible, con la piel absolutamente arrugada y suelta, mantenía, sin embargo, su particular mirada y sonrisa. Un collar de perlas, un traje de dos piezas y un bastón completaban el look de abuelita.

“Empiezo a pensar en ideas de disfraces varios meses antes de Halloween”, contó Klum este mes a la revista Parade. “Y tengo un equipo asombroso que me ayuda a hacer posible lo imposible. Definitivamente, no es una decisión de último minuto, nos toma meses de preparación”.

Según la modelo y presentadora de televisión, con este esfuerzo pretende que los invitados a su fiesta intenten siempre llevar un disfraz mejor que el suyo. “Quiero que mis invitados me sorprendan. Es mucho más divertido cuando me quedo mirando a alguno y me toma unos minutos reconocer que se trata de uno de mis mejores amigos”.

Más información