Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kate Middleton abandona el hospital del brazo de su marido

La duquesa de Cambridge ha recibido el alta esta mañana, tras cuatro días de ingreso

Ampliar foto
Los duques de Cambridge, a su salida del hospital Eduardo VII, en Londres. AFP

La duquesa de Cambridge ha sido dada de alta del hospital londinense Eduardo VII, donde se encontraba ingresada desde el lunes debido a fuertes náuseas, vómitos y mareos, síntomas exagerados de su incipiente embarazo. Así lo han constatado esta mañana los numerosos fotógrafos que se encontraban apostados durante todo este tiempo a las afueras del establecimiento sanitario y que han captado a Kate Middleton a su salida del mismo.

Según informa la agencia de noticias AFP, la joven ha aparecido del brazo de su marido, el príncipe Guillermo, a las puertas del hospital y llevando un ramo de rosas amarillo en la otra mano. Así ha posado un momento, con muy buena cara, ante la prensa. Al salir de la clínica, se montó en un coche con dirección al palacio de Kengsinton, donde continuará en reposo un tiempo más, tal como le han recomendado los médicos que la atendieron.

Los reporteros que la esperaban le han preguntado insistentemente por su estado de salud, pero Kate Middleton, de 30 años, se ha limitado a asentir con la cabeza y sonreír.

"La duquesa de Cambridge ha recibido el alta médica del hospital Rey Eduardo VII y ahora permanecerá en el palacio de Kensington durante un periodo de descanso. Sus Altezas reales quisieran agradecer al personal del hospital por el cuidado y los tratamientos que la duquesa ha recibido", ha escrito la casa real británica en un comunicado.

Los duques de Cambridge, que contrajeron matrimonio en abril de 2011, viven en un apartamento ubicado en el palacio de Kensington, el mismo que ocupaba Lady Di antes de morir, en 1997.

Kate Middleton fue ingresada a mediodía del lunes debido a una hiperemesis gravidarum, una exageración de los vómitos y náuseas que son el más típico síntoma del comienzo del embarazo. Las madres que padecen esta condición deben ser hospitalizadas para evitar una posible deshidratación.

Con el ingreso hospitalario, la casa real británica se vio obligada a anunciar la próxima paternidad de la pareja con mucha antelación, ya que la gestación de la duquesa aún no alcanza las 12 semanas. Tenían planeado oficializar la noticia durante las próximas navidades, pero el temor a que se filtrara a través de las redes sociales adelantó el feliz anuncio.