Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia condena a 32 años de cárcel al asesino de Pagaza

El tribunal absuelve a Agirresarobe de pertenencia a ETA

No hay pruebas de que Gurutz Agirresarobe, condenado por el asesinato de Joseba Pagazaurtundua, sea miembro de ETA y, por ello, la Audiencia Nacional lo ha absuelto de pertenencia a banda armada. Sin embargo, la Sección Segunda de ese tribunal no tiene dudas de que el atentado fue obra de la organización y que él lo perpetró. Por eso, la Sala sí lo ha sentenciado a 32 años de cárcel por otros dos delitos de terrorismo —que conllevan una pena mayor que los no cometidos con esa finalidad—. El primero, el asesinato terrorista del jefe de la policía local de Andoain (Gipuzkoa). El segundo, la tenencia de armas con finalidad terrorista, es decir, de la pistola con la que cometió el atentado el 8 de febrero de 2003, la misma con la que dos años antes fue asesinado el líder del PP en Aragón Manuel Giménez Abad.

Para certificar la autoría de ETA, el tribunal se basa solo en la reivindicación que la banda hizo del atentado, de lo que deduce que Agirresarobe actuaba bajo sus directrices. Pero del presunto asesino solo consta, según los magistrados, que está "inmerso en el movimiento de liberación vasco de la izquierda abertzale", ya que la reivindicación no supone su integración en la banda "de manera permanente" ni que el acusado "acceda a participar en los fines propios de la asociación ilícita", es decir, de ETA.

Así que, según el esquema de la sentencia, ETA cometió el atentado a través de alguien que no está probado que perteneciera a la organización. La autoría de Agirresarobe se basa en el ADN que dejó en una taza del bar en el que fue asesinado el policía. Su defensa intentó durante el juicio poner en cuestión esa prueba genética, argumentando que la calidad de ese rastro biológico no era de suficiente calidad. Los magistrados, sin embargo, la creen "suficiente aunque no ideal" y tienen en cuenta otros indicios, como el hecho de que el acusado trabajara en Andoain y viviera en Hernani, a solo 10 kilómetros. También estima su cercanía "al movimiento independentista de la izquierda radicalizada".