_
_
_
_

El 15-M llama a desafiar la prohibición de manifestarse durante la campaña electoral

El movimiento invita a la ciudadanía a reunirse el próximo viernes a las 19.00 horas en la Puerta del Sol para celebrar debates electorales "no partidistas"

El 15-M no acepta las prohibiciones de la Junta Electoral Central. El movimiento de ciudadanos indignados pretende rebelarse este viernes y este domingo contra las restricciones que les impiden manifestarse en la Puerta del Sol y en otro centenar de plazas madrileñas mientras dure la campaña electoral. Ante la decisión de la Junta, los indiganos quieren "invitar a la ciudadanía a reunirse en la Puerta del Sol el viernes 4 de noviembre a las 19.00 para vivir juntas la apertura de la campaña electoral" que comienza oficialmente el jueves por la noche cuando sean las doce en punto, ya del viernes.

Entre los días 4 y 19 de noviembre, es decir, hasta que se celebren las elecciones generales del 20 de noviembre, no podrá haber manifestaciones en 110 lugares públicos de Madrid capital. Entre ellos se incluye -por primera vez al menos desde las elecciones de 2008-, la Puerta del Sol, la plaza central de la ciudad que se ha convertido en un símbolo de las protestas del Movimiento 15-M y donde también han terminado algunas de las manifestaciones contra los recortes educativos.

Más información
Madrid prohíbe protestar en Sol y en otro centenar de plazas en campaña
Las juntas electorales discrepan sobre las manifestaciones en Sol durante la campaña

Para el movimiento, "esta acción representa la continuidad de la desobediencia civil colectiva" que iniciaron con la manifestación multitudinaria del pasado 15 de mayo y la posterior acampada en Sol. "El objetivo es la reflexión ante la campaña electoral que se avecina y las restricciones en el uso de los espacios públicos, que quedan reservados para los partidos políticos negando otras formas de organización y participación democráticas", según el comunicado que han colgado en su páginaweb.

El movimiento propone que el viernes por la tarde se realicen "asambleas, debates electorales no partidistas, explicaciones de las opciones de voto... y y cualquier acción que promueva el debate democrático y ciudadano en el espacio público". Además, a partir de la medianoche, con la campaña recién inaugurada, pegarán carteles "no partidistas" que se pueden descargar de la red.

No es la primera vez que el 15-M desafía las prohiciones de las autoridades. El 21 de mayo, jornada de reflexión de las pasadas elecciones autonómicas y municipales, el movimiento salió a la calle reuniendo a miles de personas en la Puerta del Sol para celebrar un grito mudo de protesta. En agosto, con el campamento de Sol ya levantado, la policía desalojo a los acampados del Paseo del Prado ante la inminente visita del Papa. Eso desencadenó una semana de protestas en la que la Policía blindó la Puerta del Sol para impedir que los indignados pudieran protestar allí y que terminó en carga policial frente al Ministerio de Interior.

Los indignados protestan en la calle Preciados ante la barrera policial que bloquea el acceso a Sol.
Los indignados protestan en la calle Preciados ante la barrera policial que bloquea el acceso a Sol.Carlos Rosillo

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_