Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps admite que pudo haber recibido los trajes como regalo de la trama Gürtel

El letrado del presidente de la Generalitat dice que los pudo recibir como presidente del PP

El presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, ha cambiado su versión. Ayer, en boca de su abogado, admitió la posibilidad de haber recibido el regalo de los trajes de la trama Gürtel, después de más dos años negando esta posibilidad. Lo hizo en la exposición de las conclusiones provisionales del proceso, durante la vista preliminar tras la que se decidirá si se abre juicio o se archiva la causa.

El letrado mantuvo, como primera opción, que Camps no recibió las dádivas pero, posteriormente, adujo que de haberlas recibido lo habría hecho como presidente del PP regional y no como presidente de la Generalitat Valenciana. Este cambio de estatus se expone ya que, como cargo orgánico en un partido no podría ser autor de un delito de cohecho, limitado a los funcionarios o cargos públicos.

Hasta ahora, Camps había afirmado que "lo de los trajes nunca ha sido cierto", "yo me pago mis trajes", o lo de los trajes "es un montaje de los socialistas". Ahora, Camps cambia su versión para tratar de buscar una salida jurídica que le posibilitaría librarse de sentarse en el banquillo de los acusados. Así, jurídicamente, y tras las pruebas que ayer se mostraron en la vista que certificarían el pago de los trajes por parte de la trama que encabezadaza Francisco Correa, Francisco Camps ha querido dejar abierta una puerta que, de ser considerada, le libraría del banquillo. Sin embargo, políticamente, sería admitir que ha mentido durante los dos años que ha durado el proceso y que, además, recibió los regalos.

Ahora es el magistrado José Flors el que deberá dilucidar si las dos condiciones de Camps, la de presidente de la Generalitat y presidente del PP regional, se pueden separar, si existe una dicotomía o, por el contrario, son indisolubles.

No es la primera vez que se utiliza esta argumentación en el caso Gürtel. Otro de los imputados, Ricardo Costa, lleva meses arguyendo esta posibilidad y, de hecho, en su declaración ante el juez, mantuvo que "parece ser que todos los presuntos trajes que se me imputan son anteriores a mi fecha de elección como portavoz del grupo popular", es decir, cuando solo tenía cargos orgánicos dentro del PP valenciano. La tesis de Costa se ha desplegado también en el hecho de que, aun siendo diputado autonómico (que le otorga la condición de funcionario), no ha formado parte del Gobierno que, supuestamente, adjudicó contratos a las empresas de la trama a la vez que admitían los regalos.

También el propio letrado de Camps, en algunos de las decenas de recursos que ha presentado ante los tribunales, alegaba que "siendo cierto que mi representado es el presidente de la Generalitat Valenciana, también es cierto que ostenta un relevante cargo en un partido político (...) no se encuentro ningún elemento fáctico que permita concluir que los supuestos regalos tengan que ver con la condición de autoridad de mi mandante y no con la que ostenta en el mencionado partido". Y alegaba "más bien esto último sería más lógico y sería a lo que apuntarían las continuas referencias al mismo en las actuaciones".

La causa de los trajes, que forma parte del caso Gürtel, fue archivada hace dos años por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana y posteriormente reabierta por el Supremo. En aquel auto de sobreseimiento del TSJCV se produjo un voto particular que también hacía esta referencia a las distintas condiciones de los imputados. En él, el magistrado indicaba no estar convencido de que los hechos imputados a Camps, Campos y Betoret "no sean constitutivos de delito" pero añadía que sí compartía el sobreseimiento de Ricardo Costa, "dada su condición de diputado en las Cortes Valencianas, no de miembro de los órganos de gobierno de la Generalidad Valenciana".