España pidió información a EE UU sobre la muerte en Haítí de Ricardo Ortega

La embajada consideró según un cable diplomático que, en caso de no proporcionar la información, se consideraría que Washington tiene "algo que ocultar"

Ricardo Ortega murió el 7 de marzo de 2004 en un callejón de Puerto Príncipe. Tenía 38 años y muchas guerras a sus espaldas, pero siempre hay una última bala. Había viajado a Haití para cubrir la revuelta tras la caída del presidente Jean Bertrand Aristide y estaba enviando crónicas como colaborador ala que fuesu cadena hasta poco antes de viajar, Antena 3. Junto a otros reporteros, se refugió en una casa de un tiroteo tras una manifestación durante la que las cosas se habían puesto muy feas. Cuando salió a ver si el terreno estaba despejado recibió un balazo. Falleció en el hospital. En principio, todos los indicios apuntaron a que los disparos fueron efectuados por los chimeres, los partidarios violentos del depuesto presidente Aristide, sin embargo una minuciosa investigación posterior conducida por un equipo de Antena 3 reveló que pudieron ser tropas estadounidenses las que dispararon, tesis que apoyó el juez de Puerto Príncipe que investigó el caso.

Más información
Auto del juzgado de instrucción número 6 de Madrid sobre la investigación de la muerte del reportero Ricardo Ortega.
Ricardo Ortega y la dignidad de la información
Cable sobre la petición de información de la Embajada de EE UU sobre la muerte de Ricardo Ortega
Cable que narra la entrevista del embajador Sanderson con el embajador español en Haití y el embajador en misión especial para el 'caso Ortega'.

Sin embargo, la Audiencia Nacional ha archivado el caso este lunes por la imposibilidad de encontrar al autor material, un chimer, partidario del depuesto presidente Aristide según el juez, que considera que la posibilidad de que fuesen los estadounidenses es la más "inverosimil", en el auto.

El Gobierno español prometió a la familia de Ricardo Ortega que iba a hacer todo lo posible para aclarar los hechos y una nota de la embajada en Madrid del 26 de enero de 2009 revela una importante petición de información. "Si por cualquier razón no respondemos completamente, podemos esperar que las autoridades españolas atribuyan su incapacidad para aclarar las circunstancias de la muerte de Ortega a la negativa estadounidense a cooperar. La prensa española mantendría sin ninguna duda que esto significa que Estados Unidos tiene algo que ocultar. De forma más general, una ausencia de respuesta dentro de los plazos a una petición española dentro de la MLAT (asistencia mutua legal) puede afectar a otras prioridades del Gobierno estadounidense con las autoridades judiciales españolas", explica la nota diplomática.

Tras señalar que la Audiencia Nacional abrió una investigación por la muerte del periodista en junio de 2008, la embajada en Madrid asegura que ha recibido dos peticiones de información, una dentro del marco de la MLAT y otra por parte de la Guardia Civil. El cable también recuerda que el embajador estadounidense en Haití conversó sobre este tema dos veces con su homólogo español, en 2005 y 2007. De este segundo encuentro hay un relato diplomático transmitido el 17 de abril de 2007 en el que se narra la entrevista del embajador Sanderson con el embajador español en Haití, Paulino González Fernández, y el embajador en misión especial para el caso Ortega, Luis García Cerezo. "Marines estadounidenses estuvieron envueltos en el tiroteo y algunos grupos de derechos humanos mantienen que los marines mataron a Ortega. No hay ninguna prueba clara que apoye esta acusación", señala el cable.

La nota, muy corta, relata que García Cerezo se encuentra en Puerto Príncipe para intentar que las autoridades haitianas reabran el caso y le pide al diplomático estadounidense que trate el asunto con el primer ministro haitiano o el ministro de Justicia. "El embajador se mostró de acuerdo y aseguró que la embajada cooperará con los esfuerzos españoles para resolver el caso", termina el cable.

Casi un año después, la petición de cooperación por parte de las autoridades españolas a la Embajada de EE UU en Madrid es mucho más concreta. "En agosto de 2008 recibimos a través de la MLAT una solicitud que pedía información sobre los dos periodistas que fueron testigos y también sobre informes militares relevantes (nosotros creemos que fuerzas estadounidenses acudieron al lugar de los hechos y proporcionaron ayuda médica cuando Ortega fue alcanzado por disparos). Esta petición no sugiere que funcionarios de Estados Unidos fuesen objeto de la investigación. El 7 de enero de 2009, LEGAT (el consejero jurídico de la embajada) recibió una petición de cooperación de la Guardia Civil. Esta petición busca información sobre el paradero de tres funcionarios estadounidenses en Haití en el momento en que Ortega murió, la identificación de oficiales al mando de las fuerzas militares estadounidenses en Haití en ese momento, informes sobre las actividades de las fuerzas estadounidenses aquel día e información sobre la munición utilizada por las fuerzas estadounidenses (nosotros entendemos que no se encontró ninguna bala en el cuerpo de Ortega). No sabemos porque la Guardia Civil hizo directamente esta última petición, fuera de los canales del MLAT", prosigue el cable.

Aunque ningún proyectil quedó alojado en el cuerpo de Ortega, otras dos personas heridas durante el tiroteo, el fotógrafo de The South Florida Sun Sentinel Michael Laughlin y un ciudadano haitiano, François Joseph, si tenían balas en su cuerpo, según el sumario de la Audiencia Nacional sobre el caso. Laughin declaró ante el juez Eloy Velasco en agosto de 2009 que la bala que recibió era munición de un AK-47, el arma utilizada por los chimeres, los partidarios de Aristide. El juez haitiano que investigó los hechos, así como una investigación independiente de Antena 3, mantienen que los disparos que segaron la vida de Ortega fueron realizados por las tropas internacionales que en ese momento trataban de pacificar Haití.

"La embajada solicita instrucciones con respecto a la petición española", señala la nota diplomática. "Sobre la segunda petición,nuestra recomendación es que digamos a la Guardia Civil que no podemos responder y que España tiene que pedir cualquier información relativa al caso utilizando el conducto del MLAT. Dicho esto, apreciaríamos la cooperación del Departamento de Justicia facilitando una rápida respuesta a ésta y a cualquier otra petición, en la medida de lo posible y siempre que respete los intereses estadounidenses".

Buscador de cables

Ver todos los documentos »

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS