Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estrasburgo pide al Gobierno que no expulse a los solicitantes de asilo saharauis

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos habla de "riesgo inminente de daño irreparable"

La suerte de los solicitantes de asilo saharauis que llegaron en patera a Fuerteventura el pasado 5 de enero cambia cada día. Después de que el Gobierno denegara tramitar la petición de 17 de ellos, la Policía estuviera a punto de embarcarlos en un avión, la Audiencia Nacional lo paralizara y días más tarde el mismo tribunal decidiera que todos salvo uno sí podían ser expulsados, ahora es el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo el que pide al Ejecutivo español que no los devuelva a Marruecos por el momento, hasta que la corte estudie el caso. En una decisión adoptada ayer, según confirma la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, organización que lleva la asistencia letrada de los saharauis, el tribunal señala que "sería deseable" que no fueran expulsados mientras se tramita el procedimiento. Un portavoz del ministerio del Interior afirma que el Gobierno seguirá las directrices de la corte europea.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos invoca para tomar su decisión el artículo 39 del reglamento de la corte, que se refiere a "un riesgo inminente de daño irreparable" que suponga una amenaza contra la vida o malos tratos. CEAR señala que es la primera vez que se acepta una petición suya de este tipo.

Fueron 22 las personas que llegaron a la isla de Fuerteventura a principios de enero diciendo que eran saharauis y que solicitaban asilo político. El Gobierno solo admitió a trámite la solicitud de cinco de ellos, que están ahora en libertad y tienen un permiso de estancia temporal en España hasta que se decida si finalmente se les concede la condición de refugiado, lo que puede tardar aún entre un año y un año y medio. De los 17 restantes, todos salvo uno pidieron el reexamen de su petición, pero la Oficina de Asilo y Refugio no cambió de opinión en ninguno de los casos.

Los 16 cuyas solicitudes fueron denegadas en el reexamen interpusieron un recurso contencioso-administrativo ante la Audiencia Nacional, pidiendo como medida cautelar que, mientras se resolvía, no se les expulsara a Marruecos por miedo a las represalias que podrían sufrir. Las identidades y fotos de algunos de ellos han sido divulgadas en medios de comunicación marroquíes. Antes de que la Audiencia resolviera, fueron trasladados desde el Centro de Internamiento de Extranjeros en Fuerteventura a Las Palmas de Gran Canaria, donde la Policía ya tenía preparado embarcarlos en un avión con destino El Aaiún, en el Sáhara occidental. Antes de hacerlo, la policía alertó a la Audiencia Nacional de sus planes, y el tribunal paralizó la expulsión hasta tanto se decidiera sobre la medida cautelar.

Días más tarde, entre el viernes y el lunes pasado, la Audiencia rechazó finalmente las peticiones de 15 de los 16 de quedarse en España hasta que se resolviera el recurso contencioso-administrativo. Solo admitió la de uno de ellos que había asegurado en reiteradas ocasiones que era menor de edad. Los letrados de CEAR recurrieron, como última medida, al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo. El viernes presentaron las peticiones de 13 de ellos y el lunes las de otros dos. La corte europea pide ahora al Gobierno español que, mientras estudia el recurso sobre la expulsión, los saharauis no vuelvan a Marruecos.