Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuidar hijos y ser becarios sumará hasta dos años de cotización

Los sindicatos logran que la reforma de las pensiones tenga en cuenta la debilidad de dos colectivos clave: mujeres y jóvenes

Retrasar la edad de jubilación y ampliar el número de años para poder retirarse a los 65 con la pensión completa se ceba especialmente con jóvenes y mujeres. Los primeros, en la actualidad, se incorporan más tarde al mercado laboral tras finalizar sus estudios y son víctimas de un alto paro juvenil y de una alta tasa de temporalidad. Las segundas, además de tener una menor tasa de actividad, en muchos casos interrumpen sus carreras de cotización (es decir, dejan de trabajar) para cuidar de sus hijos al nacer. La consecuencia de esta situación es que ambos colectivos se encontrarán lagunas de cotización.

Paliar esta situación era una de las grandes exigencias de CC OO y UGT para aceptar que se retrasara la edad legal de jubilación y aumentaran los periodos de cotización para acceder a la pensión completa. El principio de acuerdo hilvanado estos días trata de aliviar el perjuicio que supone la reforma de pensiones. Para los jóvenes estudiantes, el Ministerio de Trabajo y los sindicatos han buscado fórmulas que permitan cotizar a los becarios, durante un periodo máximo de dos años. No podrán beneficiarse todos, ni será gratis, apuntan desde Trabajo. Será necesario que el becario haya acabado la carrera y, además, la empresa tendrá que pagar por él una cantidad, por definir, a la Seguridad Social.

Además, en las bases del acuerdo pactadas hasta ahora habrá un periodo retroactivo de cuatro años a partir del momento en que entre en vigor la reforma de pensiones. Lo más probable es que la reforma opere a partir de 2013, por lo que el periodo retroactivo se extenderá hasta 2009. Habrá que demostrarlo con documentación, y aquí puede aparecer uno de los grandes problemas para quienes traten de sumar su periodo de prácticas a su vida laboral. No está claro también habrá que abonar retroactivamente un dinero a la Seguridad Social para que sume ese periodo cotizado.

En el caso de quienes abandonen su trabajo para cuidar de sus hijos (mujeres en la inmensa mayoría de casos), las cosas están más claras. Cada niño sumará nueve meses de cotización, hasta un máximo de dos años. Pero en Trabajo advierten de que esta posibilidad no estará abierta a todas las madres, si no solo aquellas que hayan dejado su trabajo para cuidar de sus hijos.