Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP y Ciutadans se quedan solos en su ataque al modelo lingüístico de la escuela catalana

Sánchez-Camacho lo califica de "excluyente" ante los abucheos de la mayoría en el Parlament.- "Nada será igual, serán impacables", advierte el el líder de ERC

Convergència i Unió y Partit dels Socialistes habían tocado la sentencia del Tribunal Supremo sobre el modelo catalán de inmersión lingüística en la escuela muy por encima en sus discursos durante la segunda vuelta del debate de investidura de Artur Mas como presidente de la Generalitat. Sin embargo, la irrupción de la líder del Partido Popular en Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, al atril ha encendido la caja de los truenos. Ha calificado el modelo lingüístico de la escuela catalana de "excluyente" ante los abucheos de la mayoría del hemiciclo y la tribuna de invitados. Tres sentencias casi idénticas declaran que el Gobierno autónomo "deberá adoptar cuantas medidas sean precisas" para que el castellano se considere también lengua vehicular en el sistema educativo obligatorio, juntamente con el catalán.

En su réplica, el presidenciable Artur Mas no se ha mordido la lengua y ha recordado a los populares que, en esta cuestión, están en minoría. Mas ha insistido también en la idea expresada ayer por la federación nacionalista: que "la sentencia no cambia nada", porque la ley establece la opción de enseñar en castellano, pero que son pocas las familias que lo escogen.

La necesidad de que los dos grandes partidos catalanes defiendan la inmersión lingüística en la escuela ha sido precisamente una de las razones que el socialista Joaquim Nadal ha esgrimido para justificar el acuerdo que permite la investidura de Mas ha sido. Nadal se ha distanciado de los proyectos soberanistas de Mas pero le ha garantizado su apoyo para mantener el actual modelo lingüístico en la escuela, y ha recordado que la sentencia de ayer del Tribunal Supremo es resultado de la anterior sentencia de recorte del Estatuto por parte del Tribunal Constitucional. En el pacto entre CiU y PSC el apunte de defensa del modelo lingüístico en la escuela fue añadido en el último momento y después de conocer la sentencia del Supremo.

Por parte de Esquerra Republicana, Joan Puigcercós, ha pedido una reacción de la cámara e incluso ha llamado a los catalanes a manifestarse esta tarde contra la sentencia del Tribunal Supremo. Puigcercós ve en la sentencia de ayer "la primera secuela" de la del Tribunal Constitucional sobre el Estatut. "Nada será igual, serán impacables", ha advertido. "Se abre un escenario post sentencia del constitucional y pasa por el derecho a decidir", ha manifestado quien ha basado su campaña electoral en la convocatoria de un referéndum independentista.

Iniciativa per Catalunya se ha sumado a la defensa de Mas y Nadal y ha ido más allá. Su líder, Joan Herrera -tras recordar que es de la Verneda, de familia castellanohablante y que él mismo es testigo de la inmersión lingüística en la escuela-, ha defendido lo que considera "un modelo de éxito" y ha pedido la unidad de los partidos políticos catalanes para responder a la sentencia del Tribunal Supremo.

Sólo el líder de Ciutadans, Albert Rivera, se ha sumado a la petición del Partido Popular a Mas de que "cumpla la ley". "No sea insumiso", ha dicho Rivera. "Hoy es un día histórico para muchos, histórico para otros, porque un tribunal dice como debe ser el modelo lingüístico en la escuela pública catalana", dice el líder de Ciutadans en castellano después de habar arrancado su discurso en catalán. "Cumpla usted las leyes, no pierda el tiempo desarrollando otras como la del cine, les va a pasar igual, no lo aplique , derogue lo que está equivocado", concluye.