La ausencia de ocho controladores en Barcelona ocasiona retrasos en vuelos de la ruta mediterránea

Aena dice que las bajas son una estrategia para presionar durante las negociaciones del convenio

Ocho de los 28 controladores aéreos que debían trabajar esta tarde en el Centro de Control de Barcelona, situado en Gavà, no han acudido a trabajar. El resultado: retrasos de entre 40 minutos y una hora de media en los vuelos que utilizan la ruta mediterránea. "Este centro no gestiona un aeropuerto, sino que controla el tráfico aéreo de las rutas aéreas de la zona mediterránea que sobrevuelan Cataluña. Así pues, la ausencia de los controladores afecta a vuelos de diversos destinos", ha señalado un portavoz de Aena. Hay retrasos en los aviones que aterrizan y despegan del aeropuerto barcelonés del Prat de Llobregat, pero también con los aviones que cubren por ejemplo Madrid-Roma, especificó.

Más información
Controladores en el blanco
Ausencias de controladores provocan retrasos en aeropuertos españoles

La empresa asegura que los empleados han avisado esta mañana, sin tiempo para ser sustituidos, de que no acudirían a trabajar e insiste en que todo es parte de "su estrategia de utilizar las bajas como medida de presión sobre Aena durante el proceso de negociación del convenio colectivo". El absentismo "continúa disparado en el mes de julio", explica Aena en un comunicado. "Sólo en el día de hoy hay 51 bajas en el Centro de Control de Barcelona, es decir, un 18,5% de la plantilla", añade. La empresa niega que el aumento de bajas se deba a que el trabajo de los controladores se haya vuelto más dura a lo largo de este año, en plena polémica sobre si sus sueldos son excesivos y su trabajo poco productivo.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS