Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Currin ve "buenas razones" en la izquierda 'abertzale' y fricciones de sus líderes con ETA

Pide en Donostia la legalización de los radicales para abrir así el proceso de paz

Brian Currin volvió al País Vasco a reclamar la legalización de la izquierda abertzale para así iniciar un proceso de paz "abierto, transparente y estructurado". Este abogado sudafricano y reconocido mediador en distintos conflictos internacionales, cree que existen "buenas razones" para confiar en la apuesta de los radicales por las vías exclusivamente políticas y que "parece que hay fricciones" entre sus líderes y ETA. Así lo dijo ayer, en unas jornadas promovidas en San Sebastián por la Diputación de Guipúzcoa. Entre los 200 asistentes figuraban el ex lehendakari Ibarretxe, el diputado general Markel Olano, el portavoz del PSE en las Juntas de este territorio, Julio Astudillo, o Joseba Alvarez, de la izquierda abertzale.

Currin, que no aludió en su discurso a las víctimas de ETA, aseguró que los procesos de paz requieren "un entorno propicio", para lo cual es "esencial" que "todos los partidos, todas las partes implicadas en el conflicto sepan que hay que negociar", ya que sin una negociación las posibilidades de lograr la paz "son bastante remotas". Citó expresamente al PNV y al PSE sobre quienes recae la tarea de "decir a Madrid que la cuestión es otra", que "la negociación es la única opción". "Ellos son los responsables", añadió.

Destacó que el Gobierno español "no tiene una razón que le empuje a la vía de la negociación" porque "cree que sólo aplicando la vía policial va a convencer al mundo, y a Europa, de que no existe ningún conflicto vasco". Sostuvo que la izquierda abertzale "está intentando convencer a Madrid" y "han pedido al Gobierno que responda a su Declaración de Bruselas, en la que se llama a ETA a declarar el alto el fuego". "Se les puede convencer, pero hace falta confianza", apuntó.