Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 50% de la población no estará en edad de trabajar en 2049

El número de habitantes en España sólo crecerá en dos millones en 40 años y los mayores se duplicarán.- A partir de 2020 el incremento será negativo

La población española crecerá 2,1 millones de habitantes en los próximos cuarenta años -48 millones en 2049- y tendrá el doble de mayores de 64 años, lo que representa el 31,9% del total de la población, según las proyecciones del INE, dadas a conocer este jueves. Si a esa cifra le sumamos los menores de 16 años se infiere que a mitad del presente siglo la mitad de la población estará en edad de no trabajar, siempre y cuando la edad de jubilación se mantenga como en la actualidad.

El año pasado, según el INE, estos dos grupos demográficos representaban poco más del 30% de la población.

Una de las principales consecuencias que se desprende del informe del INE es que la tasa de dependencia (la relación existente entre personas que están en edad de trabajar y las que no) llegaría al 89,6% desde el 47,8% actual.

El organismo indica además que, de mantenerse la tendencia actual y con un flujo inmigratorio anual constante de 400.000 personas desde 2019, el crecimiento natural de la población se hará negativo a partir de 2020. Hasta entonces, el INE cree que la población experimentará un crecimiento relativo del 2,46%.

1,71 hijos por mujer

En cuanto al nivel de fecundidad de las residentes en España, el INE asegura que en 2048 cada mujer tendrá 1,71 hijos, lo que no evitaría el descenso en el número absoluto de nacimientos en las próximas dos décadas como consecuencia de la reducción del efectivo de mujeres en edad fértil. El número de nacidos no volvería a elevarse hasta 2028, una vez superado el efecto sobre la pirámide poblacional femenina que produjo la crisis de natalidad de los años 80.

Por otro lado, de mantenerse los ritmos actuales de reducción de la incidencia de la mortalidad por edad sobre la población de España, la esperanza de vida al nacimiento alcanzaría los 84,3 años en los varones y los 89,9 años en las mujeres en 2048, incrementándose desde 2007 en 6,5 y 5,8 años, respectivamente. No obstante, el mayor tamaño poblacional y una estructura demográfica cada vez más envejecida producirían un continuo crecimiento del número anual de defunciones.

Con ello, el saldo entre nacimientos y defunciones entraría en una dinámica continuamente decreciente. De hecho, dicho excedente vegetativo, tras haber alcanzado su máximo de las últimas décadas en 2008, acabaría tornándose en negativo a partir de 2020, lo cual supondría un fuerte freno al crecimiento poblacional.