Una moción de censura de IU y PP deja al PSM sin la alcaldía de Velilla

"Políticamente ya son unos tránsfugas", afirma Gregorio Gordo de los ediles de su partido

Después del pleno en el que se ha votado la moción de censura contra la alcaldesa del PSM, Lola Agudo, y la investidura del nuevo alcalde, Julio Sánchez, del PP, la tarima del auditorio Mariana Pineda de Velilla de San Antonio (11.200 habitantes) ha quedado cubierta de monedas. Las lanzó Eduardo Sánchez Catel, ex diputado regional del PSM, contra Antonio Montes y Juana Balas, los concejales de Izquierda Unida que han propiciado el cambio de gobierno.

Detrás de la moción está la disputa de ocho meses entre IU y Partido Socialista, que gobernaban en coalición. El conflicto empezó cuando Montes, entonces concejal de Deportes, avisó de unas supuestas irregularidades en la concesión de la escuela del tenis del municipio, dirigida por una militante del PSM local. "Llevamos ocho meses intentando investigar las cuentas, pero el Partido Socialista de Velilla y el regional nos han ofrecido de todo para que nos callemos", explica Juana Balas.

El objetivo declarado de IU y PP de Velilla es contratar una auditoría para esclarecer las cuentas del Ayuntamiento. "Gobernaremos sólo para limpiar el Ayuntamiento", explicaba Montes a la salida del pleno. La sesión ha estado llena de abucheos y aplausos. Han acudido representantes regionales tanto del PSOE como del PP. El consejero de Interior de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, ha comparecido en apoyo del PP. "Esta moción es fruto de un acuerdo entre el Partido Popular e Izquierda Unida a nivel regional. Puede parecer anacrónico o extraño, pero el objetivo es arreglar una situación problemática en el Ayuntamiento de Velilla", declaró el consejero.

"Los ediles de Velilla de San Antonio políticamente ya son unos tránsfugas". Con estas rotundas declaraciones, el coordinador de IU, Gregorio Gordo, ha afirmado que la dirección de su formación política va a solicitar esta tarde la apertura de un expediente con petición de expulsión de los dos concejales de la formación en el municipio. "Hasta el último minuto hemos hecho todo lo posible para que no hubiera moción de censura, mientras los socialista miraban al tendido", ha explicado Gordo, que ha negado rotundamente que la dirección de IU hubiera llegado a un acuerdo con la del PP para dicha moción, como ha declarado esta mañana el secretario general de los populares, Francisco Granados. "Es un mentiroso compulsivo", ha dicho de él Gordo.

El coordinador de IU también ha explicado que la formación no puede, según sus normas internas, sancionar a los concejales antes de que cometan un delito y, por tanto, se ha esperado a que se produjera la moción en contra de la opinión de la ejecutiva regional de IU. "Ahora se nombrará un instructor y en el plazo más breve posible se echará a estos concejales. Pero no podemos quitarles las garantías de democracia interna", ha agregado.

Por su parte, el secretario general del PSM, Tomás Gómez, ha responsabilizado hoy a Gregorio Gordo de la moción de censura. En la rueda de prensa tras la Comisión Ejecutiva Regional del PSM, que ha analizado la situación en este municipio de 11.000 habitantes, Gómez ha calificado de "decepcionante" la actitud de la dirección de IU al no haber exigido a sus concejales Juana Balas y Antonio Montes que abandonaran la moción y, en caso contrario, haberlos expulsado de la organización. "No entiendo cómo IU se pone al servicio del PP y en contra de la izquierda en Velilla de San Antonio", ha concluido Gómez, para quien se trata de un "pacto antinatura que no tiene ningún sentido".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS