Los escándalos que afectan al PP

Granados rechaza destituir a Gamón porque el espionaje en Madrid es un "montaje"

El consejero se ampara en razones técnicas para explicar la reestructuración del área de Seguridad

Sólo hay razones técnicas en la reestructuración de la Dirección General de Seguridad. Es el argumento que ha utilizado el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, en la comparecencia de esta tarde en la Asamblea de Madrid. En ella debía explicar, a petición del grupo socialista, las reformas en el área de seguridad, que se produjeron después de que saliera a la luz el caso de los espías en la Comunidad de Madrid. En la trama están imputados el ex director general de Seguridad Sergio Gamón, que no ha sido apartado de la consejería, y tres ex guardias civiles a su cargo. El consejero calificó además de montaje toda la trama de los espías.

La diputada socialista Encarnación Moya le ha preguntado al consejero por qué aún seguían existiendo dos direcciones en esa área del Gobierno regional. Una está encabezada por Sergio Gamón, imputado como supuesto responsable del seguimiento a altos cargos del PP; y, la otra, por el director general de seguridad, Enrique Barón. "¿Van a acabar las sospechas que suscitan sus servicios de seguridad?", ha preguntado la diputada al consejero.

Más información

Pero Granados no ha contestado a estas preguntas. Y ha justificado que la remodelación se vio forzada por la inclusión bajo el mando de su consejería del cuerpo de agentes forestales, de la unidad de policía adscrita a Madrid por un convenio con el Ministerio del Interior y, también de una nueva unidad de la guardia civil dedicada a vigilar edificios. Ninguna alusión al espionaje. "El nuevo modelo implica que todas las competencias en seguridad pasan a depender del director general, el señor Barón", ha dicho Granados, que tampoco hizo mención a Gamón.

En la réplica, la diputada socialista se quejó de que Granados mantenga la dirección "paralela de Gamón". Y reprochó al consejero que éste siga dependiendo orgánicamente de él "y no del señor Barón". Además, Moya argumentó que la reestructuración del área de seguridad no ha definido las competencias que tiene Gamón. "Como si por moverle del sitio el señor Gamón no existiera", ironizó.

"¿Puede haber reestructuración con las mismas personas, y con algunas imputadas?", rebatió también al consejero el diputado de IU Miguel Reneses. "Usted sabe que no y los ciudadanos saben que no".

La última palabra, como dicta el orden de las comparecencias, fue para Granados. Y zanjó que no había argumento, porque toda la trama, dijo, es un "montaje". "Lo que les pasa es que a ustedes les han suspendido muchas veces en la comisión de la investigación, donde no fueron capaces de darnos ningún argumento [sobre el espionaje]", espetó a las bancadas de la oposición. "Vienen a septiembre, y quieren otra oportunidad, y se buscan subterfugio de la reestructuración, a ver si tienen oportunidad de aprobar esta asignatura". Y reprochó a los diputados de IU y PSM que quieran mantener vivo un caso "que no tiene más recorrido".

Lo más visto en...

Top 50