Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de policías se manifiestan en Madrid para reclamar una mejora salarial

Los agentes reclaman "un salario digno" y que no se impongan jornadas de trabajo "propias de otro tiempo".- Es la segunda protesta en cinco meses

Miles de policías se han manifestado este mediodía en el centro de Madrid para exigir al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, una subida de sueldo y "mayor respeto" al colectivo. La manifestación ha estado encabezada por cuatro maniquíes. Uno de la Guardia Civil, con la boca tapada por un esparadrapo y un cartel colgado del cuello en el que podía leerse Yo cobro menos y sin derechos; otro de la Policía Nacional, con los mismos problemas, junto a dos muñecos sonrientes, el de la Policía Municipal y los Mossos de Esquadra, que gozan "de mejores condiciones".

La protesta, a la que han acudido 25.000 personas, según los convocantes, ha comenzado a mediodía en la glorieta de Rubén Darío con una sonora pitada. Una pancarta con el lema Policía y Guardia Civil, por la dignidad económica y profesional recorrió varias calles del centro de la ciudad hasta desembocar en la plaza de Colón. En el cielo sobrevolaba un gran globo blanco con el lema Policía en conflicto.

"La Ostia, los maderos armando follón y nosotros, los cacos, tomando el sol", bromeaba un hombre de barba larga, sentado en un banco de la Plaza de Colón junto a otros tres compañeros de vino tinto, litronas y ropa sucia guardada en bolsas de plástico. La plaza, cerca de las 14.00, se ha abarrotado en segundos de manifestantes con cencerros, trompetas y petardos. Se ha ocupado poco a poco al grito de los organizadores, que no querían ver "ningún claro en la plaza". "Para que después no diga el ministro que somos cuatro gatos", se ha oído por la megafonía.

Rosa Díez, líder de UpyD, ha leído el manifiesto en apoyo de los sindicatos policiales convocantes (SUP, CEP, UFP y SPP). La ex socialista ha acusado a Rubalcaba de protagonizar "el mayor retroceso en derechos y libertades sindicales de toda la democracia". "Cumplen (los agentes) a pesar de las continuas transferencias de fondos millonarios que el Gobierno realiza a favor de otras administraciones. Sólo una de ellas, la librada en 2008 para la Generalitat, equivale al sueldo de todo un año de 25.000 policías de la escala básica. O el presupuesto destinado a subvencionar el cine español en 2009, que representa el salario anual de 35.000 agentes", ha dicho. La plaza, en ese momento, ha coreado "¡Rosa, Rosa, Rosa!".

El ministro Rubalcaba ha sido el blanco de los manifestantes: Rubalcaba pintado en una silla eléctrica o Rubalcaba caricaturizado como un emperador romano abanicado por sus súbditos. El director de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Velázquez, también fue retratado como "el gran dictador" o en faena de cacería, en referencia a la supuesta orden de detener a un determinado número de inmigrantes al mes.

Una señora de Burgos, mujer de un policía y madre de otros dos agentes, pertrechada con la gorra de un sindicato, ha señalado que este es el momento de apoyar "a una profesión tan importante y a la vez tan denigrada". "Hay que pedir respeto. Lo merecemos", ha dicho. Un policía nacional de Barcelona, acompañado por su hijo, explicó entre el gentío que ésta es un trabajo "muy duro". "La calle te curte, te juegas la vida. No nos pueden tratar como si fuésemos de segunda", ha dicho.

El Ministerio del Interior, a través de un comunicado, ha reiterado su voluntad de diálogo con los sindicatos policiales. Advierte, sin embargo, que la crisis y la austeridad presupuestaria hacen "muy difícil" asumir las demandas que plantean los sindicatos policiales.

Esta es la segunda manifestación en cinco meses de los miembros de las Fuerzas de Seguridad reclamando un trato digno de la Administración y denunciando "recortes sociales". El secretario general del Sindicato Profesional de Policía (SPP), José Angel Fuentes Gago, se ha mostrado convencido de que hoy se superará la asistencia registrada en la anterior manifestación pese a la ausencia de miembros de la Guardia Civil.

Interior ve "muy difícil" asumir las demandas sindicales

El Ministerio del Interior ha reiterado, a través de un comunicado, su voluntad de diálogo con los sindicatos policiales tras la manifestación de hoy.

Interior advierte, sin embargo, que la actual situación económica y la austeridad presupuestaria "hacen muy difícil asumir las demandas que plantean los sindicatos policiales".

"La actual situación económica y la imprescindible austeridad presupuestaria para hacerle frente, hacen muy difícil asumir las demandas que plantean los sindicatos policiales, a pesar de la voluntad negociadora del Gobierno", señala el comunicado.

El Ministerio asegura que en las "múltiples reuniones" que ha mantenido con los sindicatos se ha fijado una agenda de trabajo para abordar la mejora de las condiciones laborales de los policías, el refuerzo del catálogo de puestos de trabajo y medidas relativas al régimen disciplinario y la formación policial.

Interior recuerda que en los últimos años la Administración ha realizado un "importante esfuerzo" para mejorar las condiciones retribuivas de los funcionarios policiales, que se ha traducido, asegura, en un incremento de sus salarios por encima del resto de los funcionarios del Estado. Según el ministerio, los funcionarios policiales han visto incrementado su salario un tres por ciento de media, un punto más que el resto de los funcionarios.

En el comunicado Interior subraya que desde 2004 se ha producido una oferta de empleo público para el Cuerpo Nacional de Policía y para la Guardia Civil de 45.016 plazas que han permitido que el número de funcionarios de los cuerpos policiales haya aumentado en 23.562 agentes más, casi un 20%.

Más información