Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Vaticano reafirma la posición de los obispos en sus diferencias con el Gobierno

Bertone defiende la vida "desde su concepción hasta su ocaso natural" y afirma que la familia se basa en el matrimonio de un hombre y una mujer

Tras la reunión de ayer del Gobierno con el secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, que estuvo marcada por la cordialidad y en la que la vicepresidenta, Maria Teresa Fernández de la Vega, le explicó la ley de libertad religiosa y la reforma del aborto, el número dos de la jerarquía eclesiástica ha reafirmado hoy las posiciones de la Conferencia Episcopal en aspectos en los que se encuentra enfrentado al Gobierno como el aborto, el matrimonio homosexual y la asignatura de Educación para la Ciudadanía.

Para Bertone, la vida familiar está fundada sobre "el matrimonio de un hombre y una mujer, unidos por un vínculo indisoluble, libremente contraído". El ministro de Exteriores de la Santa Sede ha cargado también contra el aborto y ha defendido la "dignidad del ser humano", que en su opinión implica el respeto a la vida "desde su concepción hasta su ocaso natural". Bertone ha hecho estas afirmaciones durante la conferencia Los Derechos Humanos en el Magisterio de Benedicto XVI que ha pronunciado en la sede de la Conferencia Episcopal. La familia, ha afirmado el cardenal, es "la verdadera escuela de humanidad y de valores perennes, lugar primario en la educación de la persona", sin referirse expresamente a la polémica por Educación para la Ciudadanía.

Pese a que el Gobierno intenta cuidar las relaciones con el Vaticano para contener las críticas de los obispos, con estos dos mensaje Bertone ha censurado una de las reformas más destacadas del Ejecutivo socialista, como es el matrimonio homosexual, y la reforma del aborto, que se encuentra pendiente de que se apruebe un informe preliminar de un grupo de expertos en el Parlamento, para presumiblemente avanzar hacia una ley de plazos.

Además de su encuentro con De la Vega, Bertone conversó ayer durante una hora con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien le trasladó una invitación al Papa Benedicto XVI para ir a Santiago de Compostela en 2010.

Principio de laicidad

El secretario de Estado del Vaticano ha manifestado que es a los padres "a quienes compete, por derecho natural, la primera tarea educativa, y a los que se debe respetar el derecho a elegir la educación para sus hijos", y ha defendido la enseñanza de la religión en las escuelas públicas "acorde con el principio de laicidad", porque no supone "adhesión ni identificación" del Estado con el contenido de esta materia". "La libertad religiosa traspasa el horizonte que trata de limitarla a una parcela íntima, a una mera libertad de culto o a una educación inspirada en valores cristianos, para solicitar al ámbito civil y social, libertad para que las confesiones religiosas puedan ejercer su misión", ha indicado Bertone.

Tras una breve entrevista con el presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, el ministro de Exteriores del Vaticano ha pronunciado su conferencia ante unos 500 de asistentes, entre quienes se encontraban, el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, el juez Baltasar Garzón o el Defensor del Menor, Enrique Múgica.

A pesar de las posiciones defendidas por Tarcisio Bertone, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha afirmado que la visita del secretario de Estado del Vaticano ha sido "muy satisfactoria" para la relación bilateral y ha asegurado que en cuestiones de éticas y morales, "la Iglesia se expresa con respeto y el Gobierno respeta las expresiones del Vaticano".