Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez del accidente de Barajas crea una comisión paralela

Pérez imputa por homicidio al jefe técnico y a dos mecánicos de Spanair- En su auto, el magistrado señala como causa del accidente que el avión no tuviera desplegados alerones clave

El juez instructor del accidente del avión de Spanair que se estrelló en Barajas el pasado 20 de agosto causando la muerte a 154 personas ordenó ayer la creación de una comisión de investigación judicial, paralela a la de Fomento. Al mismo tiempo, el magistrado imputa como presuntos responsables a los dos mecánicos que revisaron el avión después del primer intento de despegue y al máximo responsable de mantenimiento de la compañía, según adelantó anoche la Cadena SER. Los presuntos delitos que habrían cometido, según el juez, son homicidio y lesiones por imprudencia.

El magistrado Juan Javier Pérez redactó ayer dos nuevos autos. En el primero de ellos ordena la creación de una comisión de investigación paralela a la del Ministerio de Fomento para que le informe sobre las causas que pudieron conducir al siniestro del MD-82 de Spanair. Esa decisión se toma "a la vista del estado en el que se encuentra el procedimiento y del informe preliminar emitido por la Comisión de Investigación", la CIAIAC, dependiente de Aviación Civil. La nueva comisión se crea porque, según el juez, el informe definitivo de la CIAIAC "se remitirá [al juzgado] en un plazo previsiblemente largo".

Los miembros de esa nueva comisión judicial serán dos pilotos, dos ingenieros y dos mecánicos seleccionados de una lista que tendrán que enviar al juez los colegios profesionales de pilotos e ingenieros aeronáuticos con 30 personas con más de 15 años de experiencia. En el caso de los mecánicos, la lista de expertos debe mandarla Fomento y sus integrantes deben estar especializados en el McDonnell Douglas 82, el modelo de avión siniestrado.

El segundo auto, en el que se imputa a los mecánicos y al jefe de mantenimiento de la compañía, relata que, del informe preliminar de la CIAIAC, se deduce que la causa del accidente pudo ser que no estuvieran desplegados los flaps y los slats (alerones que dan estabilidad al avión en el despegue). El aparato, según el juez, estaba en "modo vuelo", es decir, no estaba bien configurado para el despegue, por lo que las alarmas que debían avisar del fallo de los flaps no se activaron, algo que los mecánicos que revisaron el avión tras su despegue fallido no advirtieron. El problema con la sonda que medía la temperatura exterior podría ser "una consecuencia o manifestación de un fallo multifuncional", del avión, concluye la resolución.