Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Galicia, País Vasco, Asturias y Cantabria defienden su modelo agrario frente a la UE

Las cuatro comunidades solicitan la continuidad del sistema de cuotas lácteas más allá de 2015 ante las reformas de la Política Agraria Común europea

Santiago de Compostela

Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco han consensuado una defensa común del modelo agrario de las comunidades de la Cornisa cantábrica recogida en un documento que define su posición conjunta ante varios aspectos de la reforma de la Política Agraria Común (PAC), sobre todo en cuanto a la redistribución social de las ayudas públicas y al mantenimiento del sistema de cuotas lácteas más allá de 2015.

La postura de las cuatro autonomías reivindica el carácter "estratégico" de la producción de alimentos y la necesidad de mantener mecanismos de regulación de sus mercados para "preservar" la permanencia de las explotaciones familiares del noroeste peninsular, cuya actividad se vincula a la vertebración social, económica y medioambiental de sus respectivos territorios.

Un fondo para la leche

Los consejeros de estas comunidades autónomas, que representan el 80 % de los productores y el 60 de la producción láctea española, presentarán estas conclusiones tanto a la Unión Europea como al Estado español, del que desean que asuma sus posiciones. En el escrito, firmado hoy en Santiago de Compostela, recuerdan que el suyo es un modelo de "gran valor social", adaptado al entorno natural y de carácter "estratégico", por lo que demandan una resolución europea que lo preserve y evite el abandono.

Las cuatro comunidades rechazan la eliminación del sistema de cuotas y, en caso de que se decida, el establecimiento de un Fondo de la Leche para la adaptación al nuevo modelo; las cuatro se oponen también al incremento lineal de la producción, sobre todo al ser España un mercado deficitario, de forma que la cobertura del diferencial se haga con criterios de proximidad.

Simplificación de la gestión

Las cuatro comunidades de la cornisa cantábrica apoyan la simplificación en la gestión de las ayudas y requisitos y obligaciones ligados a ellas, como pretende la UE, pero desean "un mayor papel de los Estados". Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco se muestran favorables al mantenimiento de los "parámetros distintivos" de la producción europea, basada en la calidad, la sanidad y la seguridad alimentaria.