Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un directivo de Amenabar niega haber tenido relaciones con ETA

La Guardia Civil está investigando si la empresa pagó el 'impuesto revolucionario'

Un directivo de la constructora Amenabar, que estaba siendo investigado por haber pagado el impuesto revolucionario a ETA, ha negado las acusaciones ante la Guardia Civil y ha rechazado haber mantenido contacto alguno con la organización terrorista, han informado fuentes de la investigación. Es el quinto empresario vasco que testifica en relación con la documentación intervenida a Javier López Peña, Thierry, considerado el máximo dirigente del aparato político etarra, que fue detenido el 20 de mayo en la localidad francesa de Burdeos.

El empresario fue citado en calidad de imputado anoche en el cuartel de la Guardia Civil de Intxaurrondo (San Sebastián) después de que efctivos del instituto armado acudieran por la tarde a las instalaciones que la constructora posee en Zarautz (Guipúzcoa) para solicitar a la empresa que aporte documentación a una investigación que podría estar relacionada con el pago de la extorsión terrorista.

Las mismas fuentes han precisado que, aunque el empresario rechazó en su declaración cualquier tipo de contacto con ETA, la documentación recabada por la Guardia Civil contradice su versión.

Un atentado en junio

La constructora Amenabar, sufrió el pasado 1 de junio un atentado con bomba en sus oficinas que causó tres heridos leves y ocasionó daños en la fachada del inmueble.

Unas semanas antes, el 12 mayo, ETA había hecho explotar otros dos artefactos en sendas excavadoras que la misma constructora, concesionaria de las obras del Tren de Alta Velocidad, tenía en Hernani (Guipúzcoa).