Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El problema de la sequía

Grupos ecologistas rechazan el trasvase del Segre

Critican que la Agencia Catalana del Agua haya redactado el proyecto sin tener en cuenta la "grave" situación de sequía que afecta a la cabecera del río

Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF/Adena han manifestado su rechazo a un posible trasvase del Segre y han pedido la anulación del del Tajo-Guadiana. A su juicio, para evitar la tentación de que el agua sea utilizada de forma partidista o se impulsen "costosas" infraestructuras en los momentos de crisis, se debería respetar escrupulosamente la unidad de gestión de la cuenca hidrográfica.

"La eficiencia económica y sostenibilidad ambiental del uso del agua, junto con el cálculo y respeto a los caudales ecológicos, deberían establecerse como criterios básicos para consolidar los usos del agua o asignar nuevos recursos", señalaron en un comunicado.

Concretamente, han criticado que la Agencia Catalana del Agua (ACA) haya redactado el proyecto del trasvase del Segre sin tener en cuenta la "grave" situación de sequía que afecta a la cabecera de este río ni el caudal ecológico (estimado por la ACA apenas en 1,1 metros cúbicos por segundo) adecuado para preservar este espacio protegido.

En su opinión, el caudal ecológico medio necesario para evitar los impactos es de 4,5 metros cúbicos por segundo, pero actualmente apenas supera los 3 metros cúbicos. Asimismo, añaden

que una de las consecuencias del trasvase del Segre-Llobregat sería la disminución de la calidad del agua del embalse de Oliana en el Segre, situado tras la toma, que desde 2006 tiene la peor calidad ecológica de la cuenca del Ebro.

Además, han asegurado que la posibilidad, como solución alternativa, de llevar agua en barco desde la desaladora de Carboneras a Barcelona es un paradigma de la situación de "incoherencia" de la actual política de aguas "agravada por la presión de las comunidades autónomas".

Finalmente, como posibles alternativas para el abastecimiento del área metropolitana de Barcelona, los ecologistas plantean continuar con la instalación de dispositivos domésticos de ahorro, la modernización de redes de distribución, persecución de ilegales, reutilización de agua y la compra de derechos de agua a otros usuarios como los regantes de las cuencas catalanas y la redistribución de los recursos hídricos, destinando los de mayor calidad al abastecimiento urbano.

Negativa reiterada

Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta del Gobierno se ha reiterado la negativa del Gobierno al del río Segre a Barcelona para paliar la falta de agua. De la Vega ha recorado que, a juicio del Gobierno, existen "razones técnicas y socioeconómicas" que desaconsejan esta medida.

La vicepresidenta del Gobierno ha asegurado que el río Segre tiene un "caudal claramente insuficiente.

De la Vega se ha mostrado partidaria de "métodos de abastecimientos más rápidos, eficaces y viables", asegurando que el Gobierno "se viene ocupando y preocupando para que los ciudadanos no les falte el agua a pesar de la grave sequía".