Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El padre confirma que el cadáver de la niña localizado en Huelva es el de Mari Luz

El cuerpo de la pequeña desaparecida el 13 de enero se encontraba en avanzado estado de descomposición y presentaba un golpe en la cabeza

Juan José Cortés, el padre de Mari Luz Cortés, la niña desaparecida el 13 de enero en la capital onubense, ha identificado poco antes de las 22.00 horas de este viernes el cadáver de su hija, hallado horas antes flotando en la ría de Huelva.

Así lo ha confirmado José Saavedra, amigo personal de la familia, en declaraciones a los periodistas a las puertas del tanatorio, que ha informado además de que la madre, Irene Suárez, no se ha atrevido a entrar a ver el cadáver.

Según ha precisado Saavedra, Juan José Cortés ha explicado que el cuerpo de la niña "tiene poco pelo, presenta un golpe en la cabeza y no tiene uñas". También ha manifestado que la familia se encuentra "destrozada" porque todos pensaban que iban a "encontrar a la pequeña con vida".

Por último, Saavedra ha informado de que los vecinos de El Torrejón, la barriada en la que reside la familia Cortés-Suárez, tienen previsto concentrarse en repulsa por lo ocurrido, si bien, por lo reciente de los acontecimientos, aún no ha podido precisar la fecha en la que se celebrará.

Poco antes de la identificación del padre, la Guardia Civil ya había confirmado que el cadáver correspondía a Mari Luz Cortés. Un empleado de una refinería de Cepsa había encontrado el cuerpo de la pequeña la tarde de este viernes cerca de su lugar de trabajo en el muelle petrolero.

Los primeros datos de la investigación ya apuntaban que se trataba del cuerpo de Mari Luz, puesto que la ropa y el tamaño del cuerpo coincidían con la descripción facilitada por la familia el día de la desaparición. El cadáver presentaba un fuerte golpe en la cabeza, que se aprecia pese al avanzado estado de descomposición.

Apoyo a la familia

Las escenas de dolor no han dejado de sucederse desde que se ha conocido la noticia. La madre de la pequeña, Irene Suárez, ha sufrido un colapso nervioso a la salida de su domicilio y ha sido atendida por los vecinos.

El rastro de Mari Luz, una niña de etnia gitana, se perdió el 13 de enero en el barrio de El Torrejón de la capital onubense, donde residía con su familia. Desde el momento de su desaparición, su familia organizó movilizaciones por diferentes ciudades del país para pedir su vuelta a casa. La zona en la que ha sido localizado el cuerpo ya había sido inspeccionada por los agentes poco despúes de su desaparición, aunque no se encontró ninguna pista.

El Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, ha pedido que la familia de Mari Luz, "siga contando con todo el apoyo de la sociedad" y espera que la policía "aclare el caso y detenga cuanto antes a los culpables".