La Fiscalía del 11-M critica el "proceso paralelo basado en sospechas sin fundamento"

Las defensas de los procesados por el 11-M piden la absolución de sus clientes

Hoy han comenzado las conclusiones. Tras varios meses de comparecencias de testigos, acusados y peritos, la Fiscalía ha iniciado las conclusiones del proceso por el mayor atentado islamista en la historia de Europa. El informe final reafirma la autoría islamista de la matanza y critica el "proceso paralelo basado en sospechas sin fundamento y en una idea preconcebida", que ha provocado "situaciones grotescas".

Más información
La fe del ciego y la ciega mala fe

"191 muertos y 1841 heridos es el balance final de los atentados. Hay que añadir cientos o miles de ciudadanos anónimos que en la mañana del 11-M viajaban en los trenes de la muerte y que no resultaron heridos pero que sí fueron víctimas: fueron testigos de los atentados y eso ha quedado grabado en sus retinas. Los atentados fueron cometidos al amparo de la organización terrorista Al Qaeda: esto ha quedado probado suficientemente en el proceso".

Los fiscales Olga Sánchez, Javier Zaragoza y Carlos Bautista son los encargados de realizar un relato pormenorizado de los hechos, remontándose a los antecedentes que desembocaron, según su teoría, en la formación de la célula terrorista responsable de la matanza.

El primero en tomar la palabra ha sido Zaragoza, quien ha lamentado que algunas acusaciones hayan intentado "desesperadamente" encontrar una "trama policial a la que convertir en responsable último de los atentados" y a otros autores distintos a los que apuntaba la investigación. Esta situación, ha dicho Zaragoza, ha provocado situaciones "más propias de una esquizofrenia procesal", que han llevado a dichas acusaciones a confundir su propia función.

"No hay nada más hermoso que buscar la verdad, pero no hay nada más indigno que buscar la mentira y tratar que esa mentira se convierta en la verdad", ha destacado el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, quien ha basado su discurso en la existencia de "centenares de pruebas" sobre la autoría de la mataza de Madrid. En este sentido, ha señalado detrás del 11-M está una célula terrorista estrechamente vinculada con el yihadismo y con Al Qaeda, organización terrorista que "está detrás de la mayor parte de los atentados que se producen en el mundo".

Para fortalecer este argumento, Zaragoza ha hecho una relación de los diferentes atentados perpetrados por Al Qaeda antes del 11-M, como el 11-S en Estados Unidos o los atentados de Casablanca (Marruecos), Bali (Indonesia) o el de la isla de Yerba (Túnez); ha detallado los numerosos indicios que señalaban a España como objetivo de Al Qaeda y ha relacionado la matanza con el apoyo del anterior Gobierno del PP a la guerra de Irak en 2003.

Sobre los datos utilizados en los días posteriores al atentado para para apuntar la autoría de ETA, el fiscal jefe ha ido desmontando uno a uno todos los argumentos, principalmente el del explosivo, que tal y como ha quedado acreditado en el juicio, el mismo día 11 de marzo se descartó que fuera Titadyne, el habitual de los etarras. También ha nombrado la mochila hallada en la comisaría de Puente de Vallecas, que fue la pista definitiva para dar con los responsables de los atentados, gracias a la tarjeta del teléfono móvil adosado al artefacto, por la que se localizó a uno de los presuntos autores, el acusado Jamal Zougam.

Zaragoza ha manifestado el malestar de la Fiscalía porque se haya "puesto en duda la imparcialidad en la investigación", trasladando dudas a la opinión pública, tales como el hallazgo de la citada mochila o a los explosivos y detonadores encontrados en la furgoneta Renault Kangoo en la que supuestamente se trasladaron los autores del 11-M a la estación de Alcalá de Henares. En este sentido, ha hablado de la comisión de investigación del Congreso como una "caja de resonancia para quienes han cuestionado la investigación judicial" y ha añadido que "es absolutamente ridículo pensar que alguien ha adulterado las pruebas, los ADN o las huellas".

Conclusión de las defensas

La sesión de hoy ha comenzado con las conclusiones de las defensas de los 28 acusados. La mayoría de los letrados han solicitado la absolución de sus clientes y que se declare la nulidad de la vista oral por diversos motivos, como que el secreto sumarial se haya prolongado durante tanto tiempo o que la vista oral sea retransmitida por televisión, entre otros.

En el caso de Rafá Zouhier, el letrado Antonio Alberca ha solicitado que en caso de ser condenado se le aplique la atenuante de confesión a las autoridades y arrepentimiento; la Fiscalía pide 38.958 años de cárcel para él, al que considera figura "determinante" para la obtención de los explosivos del 11-M.

Por su parte, la defensa de uno de los considerados ideólogos de los atentados, Rabei Osman El Sayed, Mohamed El Egipcio, ha reclamado la absolución de su cliente y, además de la nulidad de la causa, ha pedido en concreto la de la comisión rogatoria practicada a su cliente en Italia, país donde fue detenido el 7 de junio de 2004.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS