Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La segunda hija de los Príncipes de Asturias se llamará Sofía

El nacimiento se ha producido mediante cesárea y tanto la niña como la madre se encuentran bien

La segunda hija de los Príncipes de Asturias ha nacido esta tarde a las 16.50 en la clínica Rúber Internacional de Madrid. La niña ha pesado 3,310 kilogramos, mide 50 centímetros y tanto ella como su madre se encuentran en perfecto estado, ha comunicado en rueda de prensa Don Felipe, que ha anunciado que la recién nacida se llamará Sofía. "Nos hacía muchísima ilusión que la Reina tuviera una nieta con su nombre", ha explicado el príncipe.

Don Felipe ha iniciado su intervención ante los periodistas, pasadas las ocho de la tarde, dando las gracias al equipo médico que ha atendido a Doña Letizia y a la niña y ha ofrecido los primeros datos de la infanta, pero sin ofrecer el más esperado. Tras unos minutos expresando su felicidad por el nacimiento, el Príncipe de Asturias ha reparado en que todavía no había anunciado el nombre, ante la "ansiedad" de los presentes. "No me he dado cuenta de decíroslo, se va a llamar Sofía", ha dicho al fin, provocando una exclamación entre los periodistas que le escuchaban. "Supongo que entraba dentro de muchas porras que habréis hecho muchos de vosotros", ha agregado.

El príncipe ha explicado después que la abuela, la Reina, conocía ya que su nueva nieta llevará su nombre, y ha señalado la razón por la que, entre "varios nombres", tanto la princesa como él se han decantado por Sofía. "Al final, ha pesado mucho el deseo de la princesa y, por supuesto, el mío, porque nos hacía muchísima ilusión que la Reina tuviera una nieta con su nombre", ha declarado.

Guardada la sangre del cordón umbilical

"De momento, [Sofía] se parece mucho a su hermana", ha manifestado el príncipe, quien en esta ocasión no ha brindado por el nacimiento de su hija porque "hay que dejarlo todo en una celebración moderada". Don Felipe ha señalado que, igual que en el caso de Doña Leonor, han guardado la sangre del cordón umbilical porque "creemos en ello, la ciencia y la medicina han avanzado mucho en este campo y nos hemos informado mucho sobre ello". Y ha agregado al respecto que, "gracias a la pericia del doctor" Luis Ignacio Recasens, se ha logrado extraer suficiente sangre para llenar dos bolsas, de modo que una irá destinada a un banco público y la segunda a un banco privado "dentro del ámbito europeo".

"Por lo menos no llueve"

Preguntado sobre si tienen intención de tener más hijos, el príncipe ha recalcado que, de momento, van a "disfrutar de estos dos, ya veremos", y ha apuntado que conoce personas que han tenido más de dos hijos por cesárea.

Tras agradecer a los periodistas su presencia, ha bromeado con que "por lo menos no llueve", como lo hacía el día de la boda y en el nacimiento de su primera hija, "y no son las tres, las cuatro o las cinco de la mañana".

Tanto la infanta Sofía como su madre se encuentran "en perfecto estado de salud", ha informado por su parte el ginecólogo que ha atendido a la princesa en el parto, Luis Ignacio Recasens.

Alumbramiento anunciado por SMS

"Prensa Zarzuela. 17.28 h. S.A.R la Princesa de Asturias ha dado a luz a una niña". Así rezaba el mensaje de móvil con el que la Casa del Rey informaba a los periodistas del nacimiento de la segunda hija de los Príncipes de Asturias, octavo nieto de los Reyes y que, al igual que su hermana Leonor, recibirá el tratamiento de Alteza Real.

La noticia se conoció casi cuarenta minutos después del nacimiento, que se produjo cuatro horas después de que Doña Letizia ingresara en el centro hospitalario, el mismo en donde nació su primogénita, la Infanta Leonor, el 31 de octubre de 2005. Doña Letizia y su hija están siendo atendidas por el mismo equipo médico que estuvo al frente en el nacimiento de la pequeña Leonor, hace año y medio, y que encabeza Luis Ignacio Recasens.

La Reina llega a la clínica

Unos 45 minutos antes de darse a conocer la noticia del alumbramiento habían llegado a la clínica Rúber la madre de Doña Letizia, Paloma Rocasolano, y el jefe de la Casa del Rey, Alberto Aza. Los espectadores que seguían por televisión la final del torneo de tenis Conde de Godó, entre Rafael Nadal y el argentino Guillermo Cañas, pudieron ver cómo la Infanta Cristina comentaba algo a su esposo, Iñaki Urdangarín, después de atender una llamada en su móvil que se produjo minutos antes de que la Casa del Rey difundiera la noticia del nacimiento. Poco antes de presidir la entrega de premios de esta edición del torneo, ganado por Nadal, la Infanta Cristina expresó su alegría por el nacimiento de su nueva sobrina y felicitó a los padres, al tiempo que aseguró que se trasladará en cuanto pueda a Madrid para conocer en persona a la recién nacida.

El Rey fue informado del nacimiento de su octava nieta mediante una llamada telefónica de su hijo, a quien transmitió su más cariñosa felicitación, han informado fuentes de la Casa del Rey. La Reina se enteró de que había sido nuevamente abuela por un mensaje, ya que en el momento del alumbramiento se encontraba en un avión en viaje de regreso desde Moscú, donde esta mañana asistió al funeral por el violonchelista ruso Mstislav Rostropovich, con el que le unía una fuerte amistad. La Reina ha llegado a la clínica Rúber en torno a las 21.45, al poco de aterrizar en Madrid, poco antes de las 21.20, para conocer a su nueva nieta.

Los principales partidos políticos han felicitado a los padres nada más conocerse la noticia.

Ningún problema constitucional

El pasado 25 de septiembre, la Casa del Rey comunicó oficialmente el segundo embarazo de la Princesa de Asturias y anunció el nacimiento para finales de abril o principios de mayo de 2007. Por primera vez en la historia de la Monarquía española, un portavoz del Palacio de la Zarzuela dio a conocer, dos meses más tarde, que el segundo bebé de los Príncipes de Asturias sería otra niña. Según la Constitución vigente, en lo que se refiere a la sucesión de la Corona española, se mantiene la prevalencia del varón sobre la mujer, cuestión que no se plantea de momento por ser niñas las dos descendientes del heredero, el Príncipe de Asturias.

El embarazo de la Princesa ha transcurrido en general con normalidad, salvo las molestias estomacales que no le han abandonado en los nueve meses y que le han impedido acompañar en muchas ocasiones a su esposo en actos oficiales. Las apariciones de los Príncipes con la infanta Leonor durante estos meses han sido escasas. La última vez que se les pudo ver fue en el parque temático Faunia, en Madrid, el pasado 4 de abril.

En el nacimiento de su primera hija, Doña Letizia estuvo ingresada seis horas y media antes de que se le practicara una cesárea "por no progresión del parto". El alumbramiento tuvo lugar a la 1.25 de la madrugada del día 31 de octubre de 2005. La Princesa de Asturias había ingresado en la clínica Rúber Internacional de Madrid a las ocho de la tarde del día anterior.

Curiosamente, las dos ocasiones en que la princesa ha dado a luz han coincidido con una festividad de ámbito nacional y un puente. Si en la primera ocasión ocurrió la víspera de la celebración de Todos los Santos; en esta ha sido en pleno puente de mayo.

La nueva Infanta es el octavo nieto de los Reyes y ocupa el tercer lugar en la sucesión de la Corona, por detrás de su padre, el Príncipe de Asturias, y su hermana Leonor, pero por delante de los dos hijos de Doña Elena y los cuatro de Doña Cristina.