Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP de Melilla afirma que encargó copias de impresos electorales para "facilitar el ejercicio del voto"

El gerente del partido en la ciudad autónoma admite que hizo el pedido a la imprenta intervenida, y lo justifica en la "escasez de instancias de Correos"

El gerente del PP de Melilla, Javier Lence, ha ofrecido hoy una rueda de prensa después de que se haya sabido, tal como adelantó EL PAÍS, que una juez de Melilla investiga si el PP de esa ciudad autónoma encargó la fabricación de réplicas de impresos oficiales para votar por correo. Lence ha asegurado que pidió a una imprenta que hiciera copias de los documentos electorales "ante la escasez de instancias de Correos" y para "facilitar el ejercicio del voto" a los ciudadanos, si bien posteriormente canceló el pedido. Lence ha hecho estas declaraciones respaldado por el presidente local del partido, Arturo Esteban, después de quedar en libertad sin cargos tras prestar declaración ante la juez del caso.

Javier Lence ha señalado que ha actuado "igual que cuando imprimamos papeletas y sobres de voto para enviárselas a todos los ciudadanos, que lógicamente tendrán que ser idénticas a las que los votantes deberán encontrar en las cabinas de voto o a las que les enviará la Oficina del Censo Electoral a los solicitantes del voto por correo". Según Lence, se trata de un impreso "sin anagramas, numeración de serie ni copyright alguno", y "en ningún caso estamos ante el acto de votar que se hace con posterioridad y de manera personal del interesado ante el funcionario de Correos que verifica la identidad del solicitante". "Estamos ante un modelo de instancia que no vale para nada a no ser que vaya firmada por el interesado, y éste quede debidamente identificado ante Correos", ha insistido.

Los formularios para el voto por correo sólo pueden expedirlos las oficinas de Correos, y la petición la debe hacer, en persona, cada interesado, según la Ley Electoral. Según ha conocido EL PAÍS, el juzgado posee la grabación de dos conversaciones mantenidas supuestamente por Javier Lence y uno de los responsables de la imprenta, que estaba siendo investigada por la Guardia Civil mediante pinchazos telefónicos y cuyos dos responsables están detenidos, así como un empleado del taller. En esas conversaciones, Lence encarga una tirada de 1.000 ejemplares que deben ser "clavados" a un documento original entregado por él al taller. Ese documento va encabezado con la frase "elecciones de mayo 2007" y sigue así: "Comprobar identidad del firmante, fecha y sello de la oficina de Correos gestora". Lo mismo que pone en los impresos de solicitud que expide Correos. Los dos responsables del taller y el empleado arrestados declararon ante la juez que estaban editando esos formularios por encargo de Javier Lence, y que ellos consideraron que no podía tratarse de nada ilegal porque el encargo venía del PP.

"Desvergüenza periodística"

"Tras arduas y continuas quejas para atender la demanda de información y solicitudes de nuestros afiliados, el pasado jueves nos comunican que se están haciendo las gestiones oportunas con la Delegación del Gobierno y otras direcciones provinciales de Correos de provincias cercanas a Melilla para atender nuestra demanda", ha referido Lence. Ante esta nueva situación, ha asegurado que "canceló personalmente el pedido realizado a la imprenta, lo que también está debidamente acreditado ante el juzgado".

El gerente del PP melillense ha lamentado que dicha actuación "casualmente" no haya sido "filtrada al diario EL PAÍS". Lence ha expresado su "total repugnancia por el tratamiento informativo sesgado y manipulado" que han ofrecido la Cadena SER y EL PAÍS, contra los que ha anunciado que emprenderá acciones legales la próxima semana. "Es una desvergüenza periodística", ha agregado.

Decisión "personal"

El presidente del PP de Melilla, Arturo Esteban, ha suscrito punto por punto las palabras de Lence y ha justificado su "decisión personal", "sin consultárselo al partido", en "el colapso de la administración electoral y en Correos para recoger impresos". Así, ha negado que su partido pretendiera cometer "un pucherazo" en las elecciones y ha subrayado que en la actuación del gerente "no ha existido dolo falsario, ni la jueza ni el fiscal han apreciado delito".