Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan Pablo II felicita a Aznar por su empeño en que Europa reconozca sus raíces cristianas

El presidente ha asistido a su quita audiencia con el Papa acompañado por toda su familia

El presidente del Gobierno español, José María Aznar, ha sido recibido en audiencia por el papa Juan Pablo II, en la que es su quinta y última visita como jefe de Gobierno al Vaticano. Al encuentro, celebrado en la Biblioteca privada del Pontífice, han asistido también la esposa del presidente, Ana Botella, y los hijos del matrimonio, así como el marido de Ana Aznar.

Esta es la quinta vez que Aznar se reúne con el Pontífice (la cuarta en cuatro años), con quien ya se entrevistó en 1993, 1997 y en febrero del pasado año, poco antes de estallar la guerra de Irak, en el Vaticano, y en mayo, también de 2003, en Madrid, durante el quinto viaje de Juan Pablo II a España.

Durante la recepción, Juan Pablo II ha felicitado a José María Aznar por su posición sobre "el reconocimiento de las raíces históricas cristianas en Europa", según un comunicado difundido por el Vaticano tras la audiencia celebrada en la biblioteca privada del Papa.

Desde que comenzaron las negociaciones para la Constitución europea, el Vaticano ha instado a los Gobiernos de la UE, a la Comisión y al Parlamento europeos a introducir de forma expresa una mención a las raíces cristianas de Europa en el texto, pero de momento sus llamamientos no han prosperado. El Gobierno español está entre los defensores de dejar patente en el nuevo Tratado la herencia cristiana de la Unión.

Juan Pablo II y Aznar han hablado sobre el futuro de Europa, así como sobre la actual situación internacional, especialmente sobre el área mediterránea y Oriente Próximo, según ha informado el portavoz del Vaticano, Joaquín Navarro Vals. Tras la audiencia con el Papa, Aznar ha sido recibido por el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Angelo Sodano.

Durante la audiencia, el Papa leyó un mensaje en español ante Aznar en el que recordó los últimos encuentros con el presidente español, destacando el viaje que el Pontífice realizó a España el pasado mes de mayo. "En esa memorable ocasión pude constatar, una vez más, las profundas raíces cristianas del pueblo español y el dinamismo de la Iglesia en su noble país. Esas dos cualidades han marcado los momentos mas brillantes de su historia, y con ellas las nuevas generaciones podrán encaminarse hacia un futuro cada vez más prometedor", ha afirmado Juan Pablo II.