¿Qué casa puedo comprar con mi sueldo?

Los expertos recomiendan no dedicar más del 30% de los ingresos mensuales al pago de la hipoteca

Los expertos recomiendan que el coste mensual del préstamo no supere el 30% de los ingresos de los compradores.
Los expertos recomiendan que el coste mensual del préstamo no supere el 30% de los ingresos de los compradores.iStock

A la hora de comprar una vivienda, es habitual que surjan muchas preguntas como qué tipo de vivienda es posible comprar con los ahorros disponibles, si necesita contratar una hipoteca y qué requisitos debe cumplir para que el banco la conceda, qué modalidad de préstamo hipotecario conviene más según las circunstancias personales o qué porcentaje de los ingresos se debe dedicar cada mes para pagar la cuota.

¿Cuánto debo tener ahorrado antes de comprar una vivienda?

La mayoría de las entidades bancarias concede préstamos hipotecarios de, como máximo, hasta el 80% del valor de tasación de la vivienda, por lo que el comprador debe contar con unos ahorros de al menos el 20% restante. Es necesario, además, disponer de entre un 10% y un 15% adicional para hacer frente a los gastos derivados de la compra de una vivienda.

¿Qué casa puedo permitirme con mi sueldo?

Existe una manera sencilla de calcular cuál es la cantidad máxima que se debe invertir en una vivienda de acuerdo con la situación económica personal. Como los ahorros del comprador deben representar en torno al 30% del precio, para realizar el cálculo hay que multiplicarlos por 3,3. En un caso práctico, si una persona dispone de unos ahorros de 60.000 euros, podrá adquirir un inmueble de 198.000 euros.

No obstante, aunque se disponga de un colchón, es importante que los ingresos del futuro propietario sean suficientes para pagar las cuotas mensuales de la hipoteca. Los expertos recomiendan que el coste mensual del préstamo no supere el 30% de los ingresos de los compradores. En un ejemplo práctico, una familia que ingresa dos salarios que suman 3.000 euros al mes podría optar a una hipoteca de hasta 900 euros. Asimismo, Laura Núñez, profesora de Finanzas y directora del Centro de Investigación de Seguros de IE Business School, recomienda contar como mínimo con el equivalente a seis veces los gastos mensuales habituales para poder hacer frente a cualquier imprevisto. Con todo, y de acuerdo con Juan Villén, director de Idealista Hipotecas, el escenario actual de tipos de interés bajos y supone un buen momento para contratar una hipoteca.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.

Suscríbete

¿Qué criterios hay que cumplir para contratar una hipoteca?

A la hora de contratar una hipoteca las entidades bancarias analizan la situación económica del comprador. Además de contar con el 30% del valor del inmueble en ahorros, el banco tiene en cuenta varios requisitos antes de conceder la hipoteca:

  • Historial laboral: contar con estabilidad en el ámbito profesional demuestra si el comprador es y será solvente económicamente.
  • Patrimonio: la entidad también valora la posesión de otros activos, como una vivienda o inversiones financieras.
  • Historial crediticio: el banco comprueba si el solicitante tiene otros préstamos vigentes, así como si ha amortizado los anteriores según los plazos acordados.
  • Situación personal: el banco también tendrá en cuenta si la vivienda va a ser adquirida por una pareja y si los titulares tienen a otras personas a su cargo, entre otros aspectos.

¿Qué tipo de hipoteca me conviene más?

Otra de las preguntas que más se hacen los futuros propietarios es qué modalidad de hipoteca escoger. Por ello, es importante conocer en qué se diferencian y cuál es la que más se ajusta a sus necesidades y a su situación financiera. Estos son los tipos de hipotecas más habituales:

Hipotecas a tipo fijo. El tipo de interés que se aplica se mantiene constante durante todo el contrato, con lo cual, la cuota es siempre la misma. Esta modalidad es recomendable para los compradores que buscan la tranquilidad y la seguridad de pagar siempre lo mismo por su préstamo. Si bien, en este caso, se asume un interés mayor que en las hipotecas a tipo variable, así como una comisión por amortización anticipada más elevada.

Hipotecas a tipo variable. El tipo de interés varía en función de la evolución de un índice de referencia, que en España suele ser el euríbor, al que se le suma un porcentaje acordado con la entidad, que se denomina diferencial. El euríbor se revisa cada seis o 12 meses y, dependiendo de si sube o baja, la cuota mensual de la hipoteca también lo hará.

En cualquier caso y, al tratarse de una de las decisiones económicas más importantes de la vida de una persona, el asesoramiento del experto de la entidad bancaria será clave para que la decisión final se adapte lo máximo posible a la situación de cada comprador.

Calculadora: descubra cuánto debería pagar por su vivienda

Archivado En:

Más información