TRANSPORTE FERROVIARIO

Transportes mantendrá las frecuencias de trenes pese a los cierres perimetrales y el desplome de viajeros

Renfe prevé volver a beneficios en 2022 “en el mejor escenario posible”

Tren de  Renfe en la estación de Sants de Barcelona.
Tren de Renfe en la estación de Sants de Barcelona.©Consuelo Bautista / EL PAÍS

El Gobierno mantendrá las frecuencias de los trenes entre comunidades autónomas pese a los cierres perimetrales y confinamientos decretados por las distintas autoridades regionales, y el hundimiento de la demanda de viajeros por la segunda ola de la crisis sanitaria del coronavirus, según anunció este miércoles el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos.

Ábalos, que participó en un acto en Valencia con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, admitió que “no deja de ser contradictorio” que las comunidades autónomas pidan que se mantengan las frecuencias mientras decretan cierres perimetrales y pese a que la “la demanda ha bajado enormemente”.

Precisamente, el presidente de Renfe, Isaías Táboas, admitió este miércoles en el Congreso que la demanda de viajeros de los servicios comerciales (AVE y Larga Distancia) se ha vuelto a desplomar por la segunda ola del coronavirus y solo representa la cuarta parte de la que se registraba el año pasado por estas mismas fechas.

Táboas, que presentó los presupuestos de Renfe para el año que viene, reconoció que el tráfico se había recuperado en junio y julio hasta alcanzar el 40%, una mejora sustancial sobre el 95% de desplome que experimentó en los primeros meses del estado de alarma pero ha vuelto a caer un 75% tras las medidas restrictivas adoptadas por las autonomías.

El presidente de la compañía pública espera que, “en el mejor escenario posible”, a finales de 2022 se podría empezar a registrar una demanda similar a la de 2015, lo que permitiría volver a los beneficios (después de subvenciones públicas) en ese año de 2022. La compañía presentará en 2020 las mayores pérdidas de su historia desde que es operador de transporte, con un resultado negativo de más de 400 millones, según adelantó EL PAÍS.

La previsión de ingresos totales de Renfe para 2011 se sitúa en 3.807 millones de euros, lo que supone un incremento del 19,6% respecto a la previsión de cierre de 2020. De este volumen de ingresos, 2.053 millones de euros corresponden a la venta de billetes y de transporte de mercancías, y 1.356 millones en subvenciones para los servicios de Cercanías y regionales.

Respecto a los gastos de explotación del grupo, los de personal ascenderán a 1.009 millones de euros, considerando un número medio de empleados de 15.776, que son 500 personas por encima de los del cierre previsto de 2020, mientras que el gasto por cánones ferroviarios alcanzará los 1.140 millones.

La inversión ascenderá a 857 millones de euros en 2021, lo que supone un incremento del 116,4% respecto al presente ejercicio, destinando tres cuartas partes (660 millones) a la adquisición de material rodante y a la mejora del existente. Estas cifras contrastan con la previsión de adjudicación en 2021 de más de 300 trenes de Cercanías, Media Distancia y AVE anunciadas este mismo miércoles por el Ministerio de Transportes, que suponen un volumen de en torno a los 4.000 millones de euros.

La explicación a este desfase es que el pago de las compras se difiere a lo largo de los años según las entregas y porque los presupuestos de los distintos departamentos se suelen inflar con cifras muy abultadas que luego resultan muy inferiores en la ejecución presupuestaria real al final del ejercicio.

Adif

Por su parte, Adif invertirá 4.858 millones de euros en la red ferroviaria en 2021, de los que 3.012 millones irán para el desarrollo de nuevas infraestructuras y los restantes 1.846 millones para mejorar y renovar la red, según anunció la presidenta del gestor ferroviario, Isabel Pardo de Vera.

El Ministerio de Transportes hará, por primera vez, una aportación a Adif de 178 millones de euros para compensarle por el recorte de una media del 23% de los cánones que cobra por el uso de las vías a las empresas operadoras (fundamentalmente a Renfe) para incentivar el aumento de las frecuencias actuales en los trenes de largo recorrido e impulsar la demanda. A los 4.858 millones de inversiones previstos en presupuestos para 2021 hay que añadir los recursos destinados a mantenimiento, que alcanzan los 930 millones de euros.

Lo más visto en...

Top 50