Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vodafone suspende su fusión con Ono para ahorrar tasas municipales

La operadora congela la culminación de la operación prevista para el 1 de junio pero asegura que no hay consecuencias técnicas para los clientes

Logo de Vodafone en una tienda en Londres.
Logo de Vodafone en una tienda en Londres. REUTERS

Vodafone ha comunicado a sus clientes que "debido a causas sobrevenidas de orden jurídico" suspende temporalmente su fusión con Ono, operación cuya finalización estaba prevista para el pasado 1 de junio. Debido a este retraso, la facturación se seguirá realizando desde la empresa Vodafone ONO, heredera directa de la antigua ONO, que aún no ha podido ser integrada en Vodafone España. La operadora comunicó el 10 de mayo que a partir de junio la facturación se realizaría desde la matriz de Vodafone España.

Vodafone ha comunicado a sus clientes que sigan usando sus datos de cliente actuales, ligados a Vodafone ONO, para cualquier comunicación, facturación o pago y que, por tanto, no tengan en cuenta la comunicación oficial realizada el pasado 10 de mayo, según la operadora.

Esta pausa del proceso no repercutirá en las características de los servicios que ha venido prestando Vodafone ONO, por lo que a nivel técnico no habrá ninguna consecuencia, según la operadora.

Causas fiscales

La paralización se debe a la tasa municipal del Ayuntamiento de Madrid que resulta más gravosa para empresas grandes

Aunque la operadora no ha aclarado el motivo de la paralización, en fuentes conocedoras del proceso se apunta a una causa fiscal, ya que la empresa fusionada pagaría más tasas municipales  que ambas compañías por separado.El detonante de la situación ha sido la reciente sentencia del Tribunal Supremo del pasado 20 de mayo en la que daba la razón al Ayuntamiento de Madrid en el cobro de una tasa a los operadores por la utilización del dominio público que hacen las compañías por sus infraestructuras de telefonía fija que usan para dar su servicio de móvil. El Consistorio les reclama 11 millones anuales, y el cálculo que hace para cobrar la tasa resulta más gravoso para la empresas de mayor tamaño, como sería el caso de Vodafone y Ono fusionadas.

La tasa fue recurrida tanto por Orange como por Vodafone, que consiguieron que los tribunales les dieran la razón en instancias inferiores, pero el Supremo amparó definitivamente al Ayuntamiento de Madrid. La paralización, sin embargo, no se habría producido solo por el caso de Madrid, sino porque esta sentencia abre la puerta a que otros municipios se sientan tentados a aplicar la misma tasa, lo que elevaría considerablemente la factura.

En vista a esa situación y ante el ahorro fiscal considerable, Vodafone habría decidido a paralización de la fusión. La operación se podría retomar más adelante, pero la operadora ha declinado también hacer ningún tipo de comentario sobre este particular.

Vodafone alcanzó un acuerdo en marzo de 2014 para comprar Ono por 7.200 millones de euros, y unificó los servicios comerciales de ambas marcas, creando además los paquetes Vodafone One de servicios convergentes (fijo, móvil, Internet, datos y televisión). Ono, que operaba su servicio de móvil a través de la red de Movistar, rompió este acuerdo con Telefónica para prestar el servicio con la red propia de Vodafone, un extremo que también podría tener efecto en el cálculo de la tasa municipal.

Vodafone España mejoró notablemente sus resultados en el último año. Los ingresos totales de ascendieron a 4.959 millones de euros en su ejercicio fiscal 2015/16, finalizado el 31 de marzo pasado, un 1,1% menos que en el año anterior. Los clientes de la oferta Vodafone One ascienden a 1,5 millones, y los de televisión sobrepasan el millón (1.060.000) tras aumentar en 271.000 en el último año.