El Gobierno británico rebaja al 2% su previsión de crecimiento para este año

A tres meses del referéndum sobre el 'Brexit', el Gobierno evita medidas impopulares en un presupuesto con guiños PYMES y ahorradores

El titular de Finanzas británico, George Osborne, este miércoles en Londres.
El titular de Finanzas británico, George Osborne, este miércoles en Londres.J. Alden (Bloomberg)

La economía británica crecerá este año menos de lo previsto, según ha reconocido esta tarde el canciller del Exchequer, George Osborne, al presentar los Presupuestos en el Parlamento, en los que ha dibujado un panorama más pesimista de lo esperado. El ministro ha rebajado al 2% su previsión de crecimiento del PIB para 2016, frente al 2,4% que pronosticó hace solo cuatro meses. Para 2017, la previsión de crecimiento pasa del 2,5% anunciado en noviembre al 2,2%. Osborne ha señalado que existe “un peligroso cóctel de riesgos”, procedentes de las “turbulencias” recientes en los mercados financieros y de un desempeño más débil de la economía global.

El canciller del Exchequer ha advertido de que las previsiones, realizadas por la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria, el supervisor de las cuentas públicas, están basadas en la premisa de que Reino Unido permanecerá en la Unión Europea, después del referéndum previsto para el próximo 23 de junio. “Parece haber un gran consenso acerca de que un voto por salir de la UE daría lugar a un periodo de incertidumbre potencialmente perturbadora”, ha señalado. Y ha añadido que la propia Oficina de Responsabilidad Presupuestaria considera, como él mismo, que Reino Unido será “más seguro y más fuerte” si los votantes eligen permanecer en el club.

La sombra del referéndum ha marcado estos octavos presupuestos de George Osborne. Con el compromiso de acabar con el déficit en esta legislatura, la lógica política indica que los primeros presupuestos después de unas elecciones generales pueden ser la oportunidad para sacar adelante los recortes más impopulares, dada la lejanía de la siguiente reválida para el Gobierno. Pero a solo tres meses del crucial referéndum, el Gobierno ha preferido evitar las medidas más polémicas y ha introducido unas cuentas más electoralistas. Las medidas más severas han sido las dirigidas a las grandes compañías y, en cambio, ha habido buenas noticias para las pequeñas empresas y los ahorradores.

El ministro ha anunciado un aumento del límite por debajo del cual las empresas están exentas del impuesto de sociedades, que permitirá a 600.000 pequeñas compañías dejar de pagar dicha tasa. También se elevará el nivel de ingresos por debajo el cual los ciudadanos estarán exentos del impuesto sobre la renta. A su vez, se intensificará la lucha contra la evasión fiscal de las multinacionales, endureciendo las normas para la deducción de los intereses, con lo que espera recaudar 9.000 millones de libras más hasta 2021.

El ministro de Finanzas ha anunciado un ajuste del gasto departamental de 3.500 millones de libras (4.455 millones de euros). Y ha presentado una rebaja fiscal para el sector petrolero del Mar del Norte, particularmente golpeado por el desplome de los precios del crudo.

Osborne ha reconocido que romperá su promesa reducir el porcentaje de deuda respecto al PIB este año. El endeudamiento aumentará, pero el ministro mantiene su compromiso de alcanzar el superávit para el final de la década, lo que implica un desvío de la carga de los recortes hacia el final de la legislatura.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Sobre la firma

Pablo Guimón

Es el redactor jefe de la sección de Sociedad. Ha sido corresponsal en Washington y en Londres, plazas en las que cubrió los últimos años de la presidencia de Trump, así como el referéndum y la sacudida del Brexit. Antes estuvo al frente de la sección de Madrid, de El País Semanal, y fue jefe de sección de Cultura y del suplemento Tentaciones.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS